El Ayuntamiento de Bargas (Toledo), disconforme con la situación urbanística y los accesos a La Abadía

Foto Aérea Centro Comercial ABADIA
EUROPA PRESS/ABADÍA
Actualizado 09/11/2011 12:13:36 CET

TOLEDO, 9 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Bargas (Toledo) ha mostrado su "absoluta disconformidad" con el planteamiento y la situación urbanística del parque comercial 'La Abadía', en el término municipal de Toledo, y sobre todos con los accesos al mismo.

En nota de prensa el Consistorio ha lamentado los problemas de tráfico que el primer día de apertura de esta superficie comercial han generado, afirmando que "con independencia de la novedad, ha ocurrido lo que cualquier persona sensata que haya pasado durante estos últimos meses diariamente por la zona podría preveer".

El Ayuntamiento del municipio vecino a este centro comercial asegura que "no es de recibo" que un centro comercial de esas características tenga una sola entrada, que a su vez es la misma salida, al tiempo que no entiende cómo no se han realizado accesos a la vía de servicio de la A-42 colindante con las parcelas del centro.

Tampoco entienden que la entrada a La Abadía sea de un solo carril, y que una carretera autonómica, como la que une la A-42 con Bargas "soporte un tráfico para el que no está preparada y al contrario que la mayoría del resto de la carretera en el término de Bargas no tenga un carril peatonal o vía de servicio".

Tras criticar que dada la afluencia de consumidores "los peatones circulen por los arcenes y crucen sin paso de peatones alguno", han señalado que tampoco es de recibo que el autobús y el transporte público no tenga carril exclusivo.

"Nos parece bochornoso el planteamiento técnico adoptado, que la seguridad personal esté en entredicho y que se premie y fomente el uso del automóvil por el acceso peatonal", han condenado.

Es por ello que el Ayuntamiento de Bargas, tras expresar su apuesta y apoyo por la inversión y el empleo, ha criticado que se hagan determinadas inversiones, positivas, sin las infraestructuras adecuadas que lo soporten.

Así las cosas, el alcalde de Bargas, Gustavo Figueroa, se va a dirigir a las instituciones competentes "para intentar, entre todos, poner un poco de sentido común en algo que siendo beneficioso se puede convertir en una pesadilla para los ciudadanos".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies