Bono reconoce que "hay dilación, pero algunos creen que pronto se llegará a acuerdos"

Actualizado 18/08/2009 15:32:59 CET

SALOBRE (ALBACETE), 18 Ago. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Congreso, José Bono, en relación a la reforma del Estatuto de Castilla-La Mancha, que se encuentra varado en el Congreso por falta de consenso entre el PSOE y el PP, Bono reconoció en declaraciones a Europa Press que "hay dilación, pero algunos creen que pronto se llegará a acuerdos".

Aunque hoy ve esa reforma "de modo bien distinto" a como la vería si fuera el presidente de Castilla-La Mancha, cree que "es bueno que el Estatuto tenga el mayor nivel de acuerdo posible". "Hay dificultades en temas concretos y espero y deseo que, en el próximo periodo de sesiones, pueda culminarse un nivel suficiente de entendimiento", concluyó.

ESTATUTO DE CATALUÑA

En otro orden de cosas, Bono no siente especial inquietud por la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto de Cataluña y recalca que la norma que regula la estructura del poder en España y su reparto territorial no es una sentencia, sino la Constitución, y recuerda que ésta es regla superior para todos y está jurídicamente por encima del TC.

Bono admitió que algunos puedan pensar que el TC se está demorado mucho al dictaminar sobre el Estatut, "ya va para tres años y no es poco tiempo", pero cree que "también hay que comprender la dinámica interna" del Tribunal, cuyos tiempos son "distintos" a los de las Cortes. "Hay que ser respetuosos, esperar la sentencia y acatar lo que resuelva", indicó.

Preguntado si esa sentencia marcará el Estado de las Autonomías, Bono quiso dejar claro que "la guía y el camino de la descentralización y de la estructura del poder en España, así como su reparto territorial no la marcan los tribunales, sino la Constitución".

"Nuestra Constitución, sólo tiene un intérprete legítimo, que es el TC, pero la norma es la Constitución y no la sentencia --precisó--. El TC puede interpretar los artículos y lo disponga en sus sentencias es muy valioso, pero la Constitución está por encima de todos, también de los magistrados del tribunal".