Brihuega, preparada para uno de los encierros por el campo más antiguo

Actualizado 13/08/2016 13:29:04 CET

GUADALAJARA, 13 Ago. (EUROPA PRESS) -

La localidad alcarreña de Brihuega ya está preparada para albergar este martes 16 de agosto, con motivo de sus fiestas patronales, el segundo encierro por el campo más antiguo de España tras el de Cuéllar (Segovia), que congrega cada año a miles de aficionados al mundo del toro que es también de interés turístico regional.

'Tanguista', con el número 31; 'Jabato' con el 33; 'Romerito' con el 63 y 'Manzanita' con el 71 son los cuatro toros de la Ganadería Campo Bravo de Brihuega que este año correrán en uno de los encierros con mayor duración, ya que las reses permanecen por el campo hasta las 2 ó las 3 de la madrugada del día siguiente, momento en el que son reconducidas hacia el pueblo.

El alcalde, Luis Manuel Viejo, en declaraciones a Europa Press, prefiere llamarle "desencierro" en vez de encierro, teniendo en cuenta que el proceso en este festejo es a la inversa de cualquier otro, ya que los toros salen desde el Coso hacia los campos, hacia el paraje de 'La Boquilla' en este caso.

Allí permanecen hasta la madrugada, congregando a miles de corredores que a pie o a caballo se sitúan delante de las reses, mientras otros se limitan a mirar y disfrutar de las espectaculares imágenes que ofrece el encierro.

De madrugada ya son reconducidos hasta la Plaza de San Felipe, en el casco donde, tras darle agua y alimento, descansan y en unas horas tienen que estar listos para el encierro por el pueblo, y ya la conocida como 'bajada' a la Plaza de Toros.

Históricamente, al llegar a la plaza se sacaba un toro de refresco que llamaba o del Aguardiente, algo que ya no se da en la actualidad y que, al parecer, "daba más juego" a los chavales para poder correr delante de la res en el propio coso que los que ya venían del encierro campero.

El Ayuntamiento lleva "meses" trabajando en la organización de este evento puesto que tal y como ha dicho el alcalde, requiere un "importante y amplio dispositivo" debido a la gran cantidad de personal que atrae, entre 15.000 y 20.000 personas cada año, según las cifras últimos años.

Participa Protección Civil, Cruz Roja, ganaderos, caballistas y voluntarios, así como la Asociación 16 de Agosto, y entre todos se trabaja "al milímetro" para que todo salga bien y "creemos que todo está controlado, otra cosa es que luego pueda pasar algo", señala Viejo, reconociendo este festejo como uno de los principales atractivos de la fiesta aunque "no el único", dice.

En todo caso, el alcalde también quiere destacar la importancia de que en este festejo "se tenga el máximo respeto por el animal, por la figura del toro", algo que a su juicio no se debe olvidar, insistiendo en que los vehículos que habrá en el encierro serán únicamente los que haya autorizados y resaltado el papel de la Asociación 16 de Agosto "encargada de velar y custodiar el encierro", afirma.

Precisamente este año será esta asociación la encargada de dar el pregón de inicio de fiestas en un municipio en el que la Procesión de la Cera, histórica y muy participativa, es otro atractivo de interés turístico en el municipio, que el regidor quiere poner en valor.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies