Bruselas no ve riesgo inmediato en "ninguna" de las centrales nucleares de la UE pero sí margen de mejora en muchas

Central nuclear de Trillo
EUROPA PRESS/TRILLO
Actualizado 24/11/2011 15:26:03 CET

BRUSELAS/TOLEDO, 24 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Comisión Europea ha presentado un informe preliminar que evalúa las pruebas de resistencia realizadas a los 143 reactores nucleares en suelo de la Unión Europea y ha concluido que no existe un riesgo inmediato en "ninguna" de las plantas sometidas a examen, aunque cree que sí hay "margen de mejora" en distintas áreas de seguridad.

"En ningún Estado miembro es necesario tomar medidas para detener de inmediato alguna de sus centrales, aunque sí se han detectado elementos en los que es posible un margen de mejora", han explicado fuentes comunitarias. Los expertos comunitarios admiten que los datos remitidos por cada país son "muy diferentes" en cuanto a contenido, detalles y formato, pero han evitado aclarar las debilidades de cada uno.

Mientras, los ecologistas han denunciado que los exámenes realizados no son suficientes y que no se ha puesto a prueba la resistencia de las centrales en caso de que se combinaran varios de los supuestos.

Las plantas españolas hicieron públicos los resultados de sus exámenes a principios de noviembre y afirman haber superado con éxito las pruebas realizadas, si bien, de acuerdo a los datos facilitados por Bruselas, señalan que es posible mejorar la resistencia de las centrales frente a algunas amenazas como, por ejemplo, las inundaciones, los cortes de suministro eléctrico y terremotos.

Los expertos en Bruselas han revisado los informes provisionales realizados por los propios operadores de las centrales, a la espera de que las autoridades nacionales de seguridad atómica entreguen los definitivos de aquí a que termine el año.

Una vez cumplidas estas dos etapas, expertos de otro Estado miembro supervisarán estos informes y el resultado de las pruebas para validarlas, con el objetivo de que las conclusiones del informe europeo definitivo estén listas para la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la UE prevista en junio de 2012.

Los catorce Estados miembros en los que hay centrales nucleares han participado de manera voluntaria en esta prueba de seguridad y se han unido países terceros como Ucrania y Suiza. Rusia también se ha mostrado dispuesta a realizar pruebas de estrés en sus plantas y mantiene contactos con la UE en ese sentido, según han explicado fuentes comunitarias.

Tras la crisis sufrida en Japón por el terremoto y posterior tsunami que asoló el país el pasado marzo, los reguladores atómicos nacionales en la UE acordaron una serie de criterios para poner a prueba la seguridad de las plantas ante distintos escenarios de crisis.

Los exámenes incluyen como supuestos desde catástrofes naturales como un terremoto hasta las consecuencias de un fallo humano o el impacto de un avión, pero dejaron fuera riesgos como un ataque terrorista, aunque desde Bruselas recalcan que se ha decidido crear un grupo de trabajo paralelo para revisar los planes de emergencia respecto a casos de seguridad nacional.

El comisario de Energía, Günther Oettinger, ha recordado que cada Estado miembro es quien debe decidir si producir energía nuclear o no, pero "hay que garantizar que los ciudadanos no corren peligro y aplicar las normas de seguridad más estrictas".