Cañizares asegura que la sentencia del Tribunal Supremo no soluciona el problema que los padres plantean

Actualizado 24/02/2009 13:05:58 CET

El cardenal toledano lamenta que se quiera descalificar a la familia porque es "tradicional"

TOLEDO, 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

El cardenal arzobispo de Toledo y Primado de España, monseñor Antonio Cañizares, aseguró hoy que la sentencia del Tribunal Supremo en torno a asignatura Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos (EpC) no soluciona el problema que los padres plantean.

Durante su intervención en el II Foro Cope Castilla-La Mancha, Cañizares indicó que la del Tribunal Supremo es una sentencia de casación. "Queda enteramente vigente el problema que los padres plantean", aseveró.

Según afirmó el también prefecto de la Congregación para el Culto Divino de la Santa Sede, "los reales decretos de Educación para la Ciudadanía violan el derecho que los padres tienen a elegir la educación moral y religiosa que quieren para sus hijos".

"Es una realidad y tengo que decirlo. Lo que tenemos que hacer es que se cumpla la Ley Orgánica de Educación (LOE) y lo que dice ésta es que se eduque en los derechos fundamentales y en la Constitución, aquello en lo que los ciudadanos nos respetemos", señaló.

En este sentido, Cañizares explicó que los padres tienen que velar para que el derecho y deber que tienen para educar a sus hijos sea conforme a sus propias convicciones. "No se está en contra de nadie, mucho menos del gobierno lesgilativamente constituido", apuntó.

"Estoy a favor de que el gobierno y todos los ciudadanos nos ayudemos mutuamente a que los derechos fundamentales se cumplan en la máxima extensión porque los derechos fundamentales no son para aplicarlos restringiéndoles", apuntó Cañizares.

LA FAMILIA

Preguntado por el término de "familia tradicional", el purpurado toledano dijo que "cuando no hay tradición no hay raíces ni fundamentos del hombre, cuando no hay tradición hay ruptura de humanidad y no se puede construir una humanidad con futuro".

"La tradición está en el dinamismo más propio del ser del hombre, el ser del hombre es tradición, la cultura es tradición, las sociedades son tradición, los pueblos son tradición, la Iglesia es tradición por antonomasia", continúo.

Por tanto, agregó, "la familia es tradicional en el sentido de que hemos asistido a la tradición desde que el hombre y mujer son hombre y mujer. Parece que se quiere descalificar a la familia porque es tradicional. La tracición es el ámbito fundamental de la familia", dijo.