Cañizares dice que Juan Pablo II exhortó a los españoles en sus viajes a mantener sus raíces cristianas

Papa Juan Pablo II
EUROPA PRESS
Actualizado 28/04/2011 15:22:51 CET

ROMA/TOLEDO, 28 Abr. (EUROPA PRESS) -

El actual Prefecto para la Congregación del Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, el cardenal español Antonio Cañizares, ha destacado que Juan Pablo II exhortó a los españoles en sus viajes a "mantener y avivar sus raíces cristianas" y le dejó la responsabilidad de "defender y proteger la familia, la vida y la libertad religiosa".

Ante la próxima beatificación de Karol Wojtyla, que se celebrará el próximo domingo, el cardenal Cañizares ha asegurado, en una entrevista concedida a Europa Press, que el Pontífice recordó a España "que la savia del catolicismo" sigue "latiendo en las raíces más profundas de su personalidad e identidad cultural" y pidió para que "esas raíces" fueran "un estímulo para ofrecer al pueblo el ejemplo a proseguir y mejorar en el futuro".

Además, ha subrayado que las palabras pronunciadas por Juan Pablo II en la Plaza de Colón de Madrid en el año 2003 --cuando recordó que España era un país evangelizado y evangelizador-- "tienen total vigencia en el momento preciso que vive España, en su actual contexto histórico-social", a su juicio, "no exento de dificultades y con grandes retos para el porvenir".

En este sentido, ha afirmado que Juan Pablo II mostró siempre "un especial afecto, casi predilección", por España a la que "quería mucho. "Le preocupaba, velaba por ella y esperaba mucho de ella", ha apuntado, al tiempo que ha señalado que siente "una alegría inmensa e inenarrable" por la beatificación.

"Sólo tengo palabras para agradecer a Dios por ese servidor solícito y fiel, un pastor conforme al corazón de Jesús a quien siguió durante toda su vida", ha expresado.

GRAN ESPERANZA EN LA HUMANIDAD

Para el cardenal Cañizares, Karol Wojtyla fue un Papa "abierto al futuro, un hombre de fe que no tuvo miedo" y que vio sobre todo en los jóvenes "a la esperanza de la humanidad" porque "creía en los jóvenes con toda la fuerza de su corazón y de su convencimiento".

El cardenal ha asegurado también que la relación de Karol Wojtyla con los jóvenes destacaba porque nunca "los enjuiciaba y menos aún condenaba" sino que "les ofrecía sencillamente lo mejor que tenía, que era a Jesucristo" y les hablaba "del sentido nuevo que la vida, el trabajo, el amor, la amistad, el sufrimiento y la muerte tienen cuando se conoce y acoge a Jesucristo".

Según ha precisado, los jóvenes "sabían y saben ahora" que lo que decía el Pontífice polaco "era verdad y digno de crédito y merecía ser escuchado".

LA CONSTRUCCIÓN DE EUROPA

Por otra parte, el cardenal español ha subrayado que Juan Pablo II estuvo ante todo "al lado de los más pobres, de los que sufren y de las víctimas de este mundo" y ha insistido en que "su presencia y actuación fueron decisivas para la marcha del mundo" y para "la construcción de Europa".

"Difícilmente se podrá encontrar un magisterio tan amplio, tan neto y de tan largo alcance a favor de Europa" ha añadido el cardenal, al tiempo que ha apuntado que "su doctrina y su obra le hacen merecedor de ser considerado uno de los padres principales de la nueva Europa que se está construyendo".

Sobre el proceso de transformación que está viviendo Europa, el cardenal ha destacado que Juan Pablo II "recordaba una y otra vez que Europa está llamada a reencontrar su verdadera identidad cultural, histórica y espiritual, inseparable del cristianismo". En opinión del purpurado, "este continente ha nacido, sin duda, gracias también a la fuerza aglutinante del cristianismo".

De hecho, ha indicado que el Papa polaco tenía "la firme convicción de que la modernidad europea, que ha dado al mundo el ideal democrático y los derechos humanos, toma los propios valores de su herencia cristiana".

"WOJTYLA NO ERA UN IDEÓLOGO"

Por otra parte, el cardenal Cañizares ha destacado que Karol Wojtyla "no fue un ideólogo ni un maestro de moral, ni un líder social, político o religioso, ni tampoco constituyó un poder mediático" sino que fue "simplemente un testigo" de Jesucristo "maravillado también por el ser del hombre y su grandeza".

Finalmente, el cardenal español ha recordado un encuentro con Juan Pablo II en su capilla privada, para celebrar juntos una misa y afirma que, al entrar, el Pontífice "estaba de rodillas, preparándose para la celebración, sumergido enteramente en Dios, como invadido por El". En ese momento, según relata, Karol Wojtyla "destilaba y trasparentaba cielo, Dios allí, presente".

El cardenal Cañizares fue nombrado por Juan Pablo II arzobispo de Toledo en el año 2002 y elevado al cardenalato por Benedicto XVI, que le nombró Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos en el año 2008.