Cañizares (PP) no desea que el PSOE "dimita" como oposición pero pide que no tenga "amnesia" sobre su gestión

Actualizado 05/12/2011 14:43:57 CET

CIUDAD REAL, 5 Dic. (EUROPA PRESS) -

El viceportavoz del PP en las Cortes regionales, Francisco Cañizares, ha señalado que no desea que el PSOE "dimita" de su papel como oposición, pero le ha recordado que no le van a permitir que tenga "amnesia" sobre las consecuencias de su gestión económica en Castilla La Mancha.

Cañizares se ha manifestado así en una rueda de prensa en la que ha justificado la segunda fase del plan de recortes, anunciado el pasado viernes por la presidenta regional, María Dolores Cospedal, y en la que ha apelado a la compresión de los funcionarios de la Junta de Comunidades, uno de los colectivos más afectados por ese plan, dado que verán reducidos sus salarios en una media del 3 por ciento.

En relación con el apoyo a las movilizaciones que se preparan avanzado desde la dirección regional del PSOE, Cañizares ha considerado paradigmático que se pongan "al frente de la manifestación los que, con su gestión, han generado la grave situación económica por la que atraviesa la región".

En su opinión, es llamativo que llamen a las "barricadas" los que han provocado que la comunidad tenga que, ahora, vivir una etapa de "sacrificios" y de "responsabilidad" a la que les instó a sumarse.

Por otro lado, a su parecer, las distintas posturas entre la dirección regional del PSOE y la dirección provincial de Toledo sobre el apoyo a las movilizaciones, solo confirman la falta de "liderazgo y de criterio" que existe en este partido político.

FUNCIONARIOS

Cañizares, durante su comparecencia, ha apelado en varios ocasiones a los funcionarios de la Junta de Comunidades para que sean comprensibles con las medidas que se van a tomar, en particular, las que le afectan directamente con la reducción de sus sueldos en un 3 por ciento de media.

En este sentido, ha recordado que este tipo de medidas están justificadas por la mala gestión económica del anterior Gobierno socialista, que, dijo, ha presupuestado en gastos durante años más de los ingresos previstos.

Ello, según ha remarcado, ha llevado a que las deudas acumuladas asciendan a 3.700 millones y a que el déficit este año, de haber seguido el Gobierno del PSOE, se hubiera situado en el 12 por ciento.

Con las medidas anunciadas por Cospedal, según ha explicado Cañizares, medidas que consideró totalmente imprescindibles, el déficit se va a reducir hasta el 9,7 por ciento en 2011.