CCOO cree que la economía de la región está abocada a una crisis en cuatro años si no se cambia el modelo productivo

Actualizado 31/08/2007 19:44:05 CET

CIUDAD REAL, 31 Ago. (EUROPA PRESS) -

El secretario regional de CCOO, José Luis Gil, consideró hoy que la economía de Castilla La Mancha puede estar abocada a una importante crisis en un plazo de cuatro años si no se cambia en el modelo productivo, en el que la construcción está adquiriendo una mayor incidencia que el sector industrial.

En rueda de prensa, Gil señaló que, en los últimos años, la economía de la Comunidad Autónoma ha crecido de manera notable, por encima de la media nacional, pero aseguró que ese crecimiento ha ido en la "dirección equivocada".

Gil afirmó que la economía de la región se ha "enladrillado" y, en este punto, resaltó que, por primera vez, a finales del segundo trimestre de este año, el número de trabajadores del sector de la construcción, 145.000, supera a los del sector industrial, 143.000.

Asimismo, explicó que, desde 1999 y hasta el pasado mes de junio, el número de empresas de construcción en la región ha pasado de 13.679 a 26.945, mientras que las empresas industriales sólo han crecido de las 12.271 de hace ocho años a las 13.453 del pasado mes de junio, apenas mil más.

Para el dirigente sindical, para mantener el crecimiento económico y un empleo de calidad y competitivo, es preciso que los empresarios, que han duplicado sus plusvalías en los últimos años, según dijo, las reinviertan en tecnología que mejore la productividad.

En su opinión, el actual modelo, con la construcción como principal sector de referencia, está agotado y es preciso avanzar en la mejora de la tecnología, el diseño y la generación de más valor añadido.

En este sentido, dijo que los empresarios no pueden basar el modelo de trabajo, en referencia a los asentamientos de inmigrantes, en buscar mano de obra barata, sin que se garanticen los derechos humanos y los laborales de los trabajadores.

A la vez que criticaba la visión "cortoplacista" de los empresarios, para Gil también es preciso que la Administración planifique las correspondientes políticas industriales en la dirección correcta, más allá de que pacto como el de la competitividad y el desarrollo o el del empleo hayan sido muy positivos en los últimos años.

Por ello, de cara los Presupuestos de 2006, pidió del Gobierno regional que incluya en los mismos una partida significativa que apoye el desarrollo industrial de la comunidad autónoma.