CC.OO pide a los empresarios de C-LM que se sienten a negociar para solucionar los problemas del mercado laboral

Actualizado 10/05/2006 15:56:42 CET

TOLEDO, 10 May. (EUROPA PRESS)

El secretario regional de CC.OO, José Luis Gil, tendió la mano a los empresarios de la región para iniciar un proceso de negociación bilateral que mejore la reforma laboral suscrita ayer, y solucione los problemas que presenta el mercado laboral en Castilla-La Mancha.

En rueda de prensa, Gil defendió que los empresarios de Castilla-La Mancha tienen una ocasión más para demostrar que cumplen con lo que han firmado en el papel, y confió en que tanto los empresarios como la CECAM supere la prueba de forma aceptable, y se comprometa públicamente a abrir una negociación donde se pueda abordar la salud laboral, la contratación, o la formación.

Por ello se mostró esperanzado en que el nuevo clima de dialogo abierto a nivel nacional entre sindicatos y patronal, contagie a la Confederación Empresarial castellano-manchega, "que se ha negado reiteradamente a abrir con las centrales sindicales".

Gil recordó, que tras una negociación larga y compleja, el acuerdo suscrito ayer entre Gobierno, sindicatos y empresarios, pretende reducir los índices de siniestralidad y temporalidad, crear más empleo, acabar con la encadenación de contratos, concede un papel más activo de los sindicatos, y mejora las prestaciones que percibirán los trabajadores a través del Fondo de Garantía Salarial (FOGOSA).

Asimismo, afirmó que la reforma, que entrará en vigor el próximo 1 de julio, abre una nueva posibilidad para la conversión hasta el 31 de diciembre del 2006 de contratos temporales en indefinidos, con el objetivo de acabar con la encadenación de los mismos.

Dicho esto, Gil, que dijo que la Administración debe hacer entender a los empresarios que no es rentable pagar una multa por el incumplimiento de la normativa, anunció que pedirán al Servicio Público de Empleo de Castilla-La Mancha (SEPECAM), los datos de los empresarios que realicen estas prácticas, para actuar si fuera necesario de oficio, y elevar la denuncia a los tribunales.

De otro lado el secretario regional de CC.OO incidió una vez más en que la Inspección laboral ha de tener más peso. Gil, a pesar de mostrarse satisfecho porque la reforma laboral implica el incremento de plantilla de inspectores, anunció que exigirán que se duplique el numero de estos efectivos en la región, que en la actualidad son 26, "para que los empresarios sientan el aliento de la ley".

Habló también de la necesidad de cambiar el sistema y las cuantías de las sanciones laborales, dado el incremento de los delitos contra los derechos de los trabajadores, que en el caso de la provincia de Toledo, según denunció la Fiscalía provincial, se triplicaron en 2005.

"En Castilla-La Mancha debemos combatir la precariedad y el fraude --aseveró-- pero la temporalidad tiene su raíz en el tipo de modelo productivo que tenemos y que hay cambiar. Debe haber más peso del sector industrial, y equilibrarse el de la construcción con el de servicios, para tener un crecimiento del tejido productivo solvente y sólido que permita que la temporalidad sea una excepción y no una norma".

Gil denunció que en la región, de los 630.000 trabajadores ocupados hay más de 290.000 temporales, y durante 2005 se encadenaron 90.000 contratos, de los cuales, casi 60.000 fueron mujeres.

Por último, ante las manifestaciones de los empresarios, que afirmaron que la reforma suscrita no es la que ellos hubieran llevado a cabo, José Luis Gil que ratificó que cuando CC.OO firma algo es porque cree que es bueno, matizó que aunque hay elementos que no satisfacen al sindicato, "creemos que dado el contexto en el que se ha firmado es suficiente".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies