La Cofradía del Descendimiento de Toledo celebrará la festividad de la Exaltación de la Santa Cruz este domingo

Santísmo
EP/COFRADÏA
Actualizado 12/09/2010 7:40:10 CET

TOLEDO, 12 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Cofradía del Descendimiento de Toledo celebrará la festividad de la Exaltación de la Santa Cruz este domingo, 12 de septiembre, en la capital regional, "en nuestro afán por potenciar nuestras más hondas tradiciones cristianas".

Los actos comenzarán a las 11.30 horas con la celebración de la Eucaristía en la que cantará el Coro de la Cofradía. A las 12.30 horas comenzará la procesión en la que se portará a hombros la imagen del Santísimo Cristo del Descendimiento acompañado de los hermanos de la Cofradía, su banda de tambores, estandarte y Cruz de guía, ha informado la Cofradía en nota de prensa.

Esta procesión supone una oportunidad única para que todos aquellos hermanos de la Cofradía que aún no siendo cargadores del Paso del Descendimiento también puedan llevar sobre sus hombros la imagen de su Titular.

En este sentido, el turno encargado de introducir la imagen del Santísimo. Cristo en la Iglesia de Santa Justa son, precisamente, los chicos de la Banda de Tambores, convirtiéndose en uno de los actos más emotivos de la jornada.

El itinerario que recorrerá la procesión comenzará en Santa. Justa, para continuar por la calle de la Plata, la Plaza de San Vicente, Jardines, Nuncio Viejo, Hombre de Palo, Cuatro Calles, Cordonerías, Plaza Ropería, para finalizar en Santa Justa. Al finalizar la procesión tendrá lugar el Besapiés del Santísimo Cristo del Descendimiento.

A la citada celebración están invitadas todas las cofradías de Semana Santa de la Ciudad, la Junta de Cofradías y la Cofradía del Descendimiento de Los Yébenes con quién mantenemos una estupenda relación.

En esta celebración, los hermanos de 18 años de edad renovarán sus votos en el seno de la Cofradía, se les impondrá de nuevo la medalla y pasarán a ser miembros de pleno derecho de la misma. Se trata de un breve y sencillo acto, pero cargado de gran emotividad para los que siendo niños pasaron a formar parte de la gran familia del Descendimiento.