Decretan que el parricida de Almadén ingrese en un psiquiátrico 25 años

Actualizado 07/04/2015 15:07:35 CET

CIUDAD REAL, 7 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Audiencia Provincial de Ciudad Real ha absuelto de los delitos de asesinato e intento de homicidio a K.R.P., el joven de 25 años que mató a su madre y lo intentó con su padre, pero ha decretado su ingreso en un centro psiquiátrico por un período máximo de 25 años y 9 meses.

Según la sentencia a la que ha tenido acceso Europa Press, el tribunal ha estimado que "debido a su padecimiento y peligrosidad", debe ingresar en un centro "adecuado" hasta el límite máximo de 20 años por el delito de asesinato; cinco por el de homicidio intentado y 9 meses por el delito de maltrato injustificado de animales --ya que mató al perro de la familia antes de atacar a sus padres--.

Además, el juez de Vigilancia Penitenciaria deberá remitir un informe anual a la Sección Primera de la Audiencia Nacional solicitando el mantenimiento, sustitución o suspensión de la medida de seguridad privativa de libertad que se le ha impuesto al joven, que durante el juicio estuvo arropado por su padre y su hermana.

Asimismo, descarta la posibilidad que pedía la familia de que se le sometiera a un tratamiento ambulatorio y para ello recuerda que en fechas próximas al juicio volvió a tener un "cuadro de descompensación psicopatológica severa y con alteraciones sensoperperceptivas", motivo por el que, añade, "es evidente que con estos informes, resulta totalmente contraindicada la adopción de una medida de sometimiento ambulatorio".

HECHOS PROBADOS

La sentencia considera probado que en la tarde del 22 de noviembre de 2013 el procesado K.R.P. consumió drogas, tras lo que salió de casa con el perro que tenía la familia y al que mató a golpes, hecho que fue denunciado por los vecinos y que motivó la presencia de la policía local en la vivienda familiar. Tras hablar con ellos, el padre del joven se fue al lugar al que dejó el cadáver de la mascota y el chico se quedó solo con su madre.

En ese momento, y con ánimo de matarla, se acercó a ella por detrás y empezó a propinarle una paliza sin que tuviera posibilidad de defensa, tras lo que la golpeó con una mesa de cristal y después recogió uno de los vidrios para degollarla.

Cuando el padre regresó a casa y vio sangre, subió apresuradamente al piso en el que encontró el cadáver de su mujer y a su hijo, ensangrentado, que intentaba atacarle, aunque logró huir mientras K.R.P. le perseguía y llegó a golpearle al alcanzarle en la calle, pero la intervención de un vecino le impidió seguir y huyó mientras decía "te ordeno que mates a mi padre".

Finalmente, el joven fue detenido tras confesarle a un conocido que encontró por la calle lo que había hecho y tras pedirle que lo llevara al cuartel de la Guardia Civil.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies