Detenidos los integrantes de la 'Banda del Pañal', acusados de actuar en Madrid y en Castilla-La Mancha

Actualizado 24/02/2009 15:08:10 CET

MADRID/TOLEDO, 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Policía Nacional detuvo a tres miembros de la conocida como 'Banda del Pañal', acusada de estar detrás de más de 70 robos con fuerza en supermercados de la misma cadena y con los que se hicieron con un botín de 600.000 euros, informó hoy la Jefatura Superior de Policía de Madrid. Actuaban principalmente en la Comunidad de Madrid pero también se les imputan asaltos en Toledo, Guadalajara y Ciudad Real.

Los detenidos son tres jóvenes de nacionalidad rumana, de entre 19 y 27 años, que eran conocidos en los círculos policiales como la 'Banda del Pañal' porque volcaban las cajas fuertes sobre paquetes de pañales para amortiguar el ruido y no alertar a los vecinos.

Las detenciones se produjeron después de que agentes de la Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana de Madrid recibieron una llamada en la que les indicaban que había saltado la alarma de un supermercado del distrito de Tetuán. Una vez en el lugar pudieron comprobar que el establecimiento tenía las cerraduras de la persiana del cierre forzadas. Los policías sospecharon que los autores se encontraban aún en el interior por lo que, una vez aseguradas todas las posibles vías de escape, inspeccionaron el interior del comercio.

Los efectivos policiales vieron que tres de las cajas registradoras habían sido forzadas y que varios elementos de la alarma habían sido arrancados. Además, sobre unos paquetes de pañales estaba tirada la caja fuerte del negocio.

Los agentes acabaron localizando a los tres jóvenes escondidos en diferentes puntos del establecimiento quienes, al verse sorprendidos, se enfrentaron a los policías, que finalmente lograron arrestarles. Los tres detenidos portaban guantes y les fueron intervenidas herramientas de mano y 215 euros en efectivo.

Las gestiones llevadas a cabo posteriormente permitieron verificar que el modus operandi utilizado coincidía con más de 70 robos con fuerza cometidos desde el año 2007, todos en la misma cadena de supermercados. El botín acumulado superaría los 600.000 euros entre los productos y el dinero en efectivo sustraídos.

Para llevar a cabo los robos arrancaban en primer lugar la alarma y después forzaban los cierres de acceso al comercio. Una vez dentro bajaban las persianas para no levantar sospechas desde el exterior. Posteriormente desvalijaban las cajas registradoras y las cajas fuertes de menor tamaño eran forzadas. Las más grandes eran volcadas sobre paquetes de pañales para amortiguar el ruido y no alertar a los vecinos.

Los arrestados, tres ciudadanos rumanos de entre 19 y 27 años, que cuentan con antecedentes policiales, han sido puestos a disposición de la autoridad judicial.