Director del IEEE cree que Rusia sólo quiere mostrar músculo ante OTAN y descarta que quiera volver a la Guerra Fría

Conferencia Toledo
EUROPA PRESS/@APEUROPEOS
Publicado 06/06/2017 17:07:52CET

El general Ballesteros asegura que la Alianza responde "firme" ante Putin y aboga por "hacer renacer el diálogo"

TOLEDO, 6 Jun. (EUROPA PRESS) -

El director del Instituto Español de Estudios Estratégicos (IEEE), el general Miguel Ángel Ballesteros, ha asegurado que el contexto de relaciones internacionales entre Rusia y la OTAN pasa por un "choque de voluntades" entre ambas partes con la intención de los rusos de "mostrar músculo", si bien ha dejado claro que el país gobernado por Putin no quiere forzar hasta "rememorar" la Guerra Fría, ya que "sería su ruina".

En este punto, ha abogado por "encontrar los puntos de encuentro entre Rusia y la OTAN" haciendo "renacer el diálogo" entre ambos actores internacionales, ya que "el mecanismo existe" para lograrlo, si bien "ha salido muy tocado a raíz de la ocupación de Crimea" por parte de Rusia.

"Creo que Rusia no está en condiciones de lanzar un ataque. Lo que hace la OTAN es mostrarse firme y vigilar el espacio aéreo de Letonia, Lituania y Estonia. Incluso aviones españoles han ido en cuatro ocasiones", ha explicado, insistiendo en que Rusia "no tiene ni la capacidad militar ni la capacidad económica para aguantar un conflicto".

Así se ha pronunciado durante su ponencia en el marco del XXIX Seminario Internacional de Seguridad y Defensa dentro de la sesión denominada 'La Alianza Atlántica, entre Putin y Trump' y que ha contado con la periodista Pilar Requena (RTVE) como moderadora, donde ha considerado que España debe de estar "en el mismo barco que Estado Unidos" por ser "un aliado natural", y asegurando sobre Rusia que "se trata de un país europeo" con el que los españoles están "condenados a entenderse" por tener "intereses comunes".

Ballesteros ha explicado que el cinturón militar que se puso con la creación de la OTAN en 1949 a la extinta Unión Soviética "no sólo era militar, sino además político", enfrentando el mundo comunista con el capitalista.

También existía un cinturón económico que cayó con el Muro de Berlín, desaparición a su juicio necesaria para entender el contexto actual de globalización.

Lo que "hundió" a la Unión Soviética fueron "las propias carencias del comunismo" y el "cinturón económico". "Recordarán los órdagos de Ronald Reagan. La Rusia de Putin sabe que fue el cinturón económico el que le hundió".

Ahora, la reacción de Putin es "rechazar un nuevo cinturón" del mundo occidental representado a su juicio por extremos como la posibilidad de incluir a los países bálticos en la Unión Europea o las relaciones comerciales de la Unión Europea con Ucrania.

"Putin cree que le están poniendo otro cinturón más apretado que durante la Guerra Fría. Y Estados Unidos se da cuenta de que las cosas han cambiado con la aparición de China, quien muy silenciosamente tiene la idea de controlar todo el mar de China sin complejos", ha añadido, justificando así que Estados Unidos quiera apuntalar ese eje.

"RUSIA AGUANTA SU ZONA DE INFLUENCIA"

La estrategia de los rusos ha pasado según Ballesteros "mantener su zona de influencia", poniendo como ejemplo el caso de Moldavia, con diferencias incluso educativas entre las dos partes del país, ya que el moldavo que se enseña en la zona controlada por Rusia se imparte en alfabeto cirílico.

Otro de los ejemplos mostrados por Ballesteros ha sido la relación entre Armenia y Azerbayán --conflicto de Nagorno-Karabaj--, que ha servido al mismo tiempo para "dar un bocado" al territorio azerbaiyano, mientras que el papel de Rusia es siempre presionar a través de "fuerzas de pacificación".

"Rusia quiere ser un líder regional. Ahora hay nuevos parámetros, como la ciberseguridad, cuyo uso ha sido mejor entendido por Rusia que por Estados Unidos y Occidente", ha considerado, recordando que el mundo ahora "es mucho más complejo que en época de la Guerra Fría".

ESTRATEGIAS

Mientras la estrategia de la OTAN es para Ballesteros "la misma que la de Estados Unidos pero adaptada", ha hecho referencia a las líneas de actuación en el año 2015 --todavía con la Administración Obama--, comparando la evolución en distintos ámbitos con la nueva gestión de Donald Trump, marcada por el hecho de que ahora "se ha acabado la paciencia estratégica" que tenía su antecesor.

Aunque el general Ballesteros descarta que Estados Unidos vaya a desmarcarse finalmente del Principio de Defensa Colectiva consagrado en el artículo 5 del Tratado del Atlántico Norte, ha avisado a los norteamericanos que "sería un error replegarse sobre sus murallas" y virar hacia una política proteccionista también en este escenario.

Ahora, la estrategia de Rusia pasa por "interdependencia entre seguridad nacional y el desarrollo socioeconómico del país", si bien ese desarrollo económico ahora "no es tal" en el país presidido por Vladimir Putin; además de que su política exterior está derivando en "una fuerte oposición de Estados Unidos".

"El papel de la fuerza como factor en las relaciones internacionales no está disminuyendo para Rusia y por ello está haciendo grandes inversiones en sus Fuerzas Armadas. Y desde luego, su intervención en Siria se explica por el mantenimiento de la base naval de Tartús en territorio sirio, su única base en el Mediterráneo, en la que ha firmado soberanía por 49 años", ha añadido, indicando que si alguien ha ganado de momento en este conflicto, "sin duda es Rusia".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies