Ecologistas denuncia que Las Barrancas de Burujón no reúnen condiciones para ser visitables

Barrancas de Burujón
DIPUTACIÓN - Archivo
Actualizado 25/04/2018 11:03:51 CET

Pide que se clausure el nuevo sendero, se retire la cartelería que lo indica, que se ponga vigilancia y que se ordenen las visitas y el aparcamiento

TOLEDO, 25 Abr. (EUROPA PRESS) -

Ecologistas en Acción de Toledo ha denunciado que distintas zonas del Monumento Natural de Las Barrancas de Burujón "no reúnen las condiciones mínimas de seguridad exigibles para que puedan ser visitables por parte de los miles de personas que cada fin de semana se acercan a disfrutar de este espacio protegido de la provincia de Toledo".

Según la organización, se da el agravante de que las circunstancias de peligro "han ido a más a causa de distintas actuaciones que han llevado a cabo de forma imprudente tanto la Dirección Provincial de Agricultura de Toledo como el Ayuntamiento de Burujón", según ha informado Ecologistas en Acción en nota de prensa.

El caso de la Dirección Provincial "es el más grave" para Ecologistas en Acción, ya que es quien debe velar por la protección del espacio y el ordenado uso público del mismo y, sin embargo, "es quien está poniendo en peligro la seguridad de las personas y la protección de las especies que lo habitan".

Según la organización, en una reciente remodelación de la cartelería y las zonas de uso público, la Dirección Provincial ha abierto un nuevo sendero que saca a los visitantes de la ruta acondicionada para visitar el monumento, esto es, de la senda ecológica.

El nuevo sendero abierto por la Dirección Provincial dirige a los viandantes "a una zona muy peligrosa por discurrir por el borde de los cortados, con desniveles que superan en muchos puntos los 50 metros, y que no dispone ni de protecciones ni de balizas". En este nuevo sendero hay además "numerosas grietas y se pueden producir derrumbes, por lo que el riesgo de accidentes es altísimo".

EL SENDERO

Además, "el sendero en realidad no es tal, es una trocha provocada por el paso de cazadores y algún visitante osado sobre terrenos de particulares y del Ayuntamiento" y "no reúne los requisitos más elementales ni siquiera para ser sendero homologado".

El paso de personas por este sendero nuevo está ocasionando además "erosión y daños en el paisaje", así como en los hábitats del monumento natural, ya que transcurre por "zonas abruptas y de cría de especies protegidas". De hecho, desde hace años esta zona quedó fuera del diseño de rutas por el monumento ya que es de gran sensibilidad ambiental.

Otros puntos de gran riesgo para los visitantes son las barandillas de la senda ecológica. Éstas parece ser que "no reúnen las condiciones para ese fin" y, tras la reciente muerte de una persona en el parque natural del río Mundo al vencerse una barandilla, se han instalado unos carteles avisando de que no son aptas para apoyarse.

Sin embargo, "estas barandillas inadecuadas llevan años instaladas y, ahora, a pesar de los carteles, siguen siendo peligrosas y debieran sustituirse por otras que sean seguras".

OBRAS "ILEGALES"

A los problemas de seguridad para los visitantes y de protección de la naturaleza, al espacio se le suman las obras "ilegales", la presencia masiva de coches en días de afluencia "y una falta de vigilancia y control de la que son causantes el Ayuntamiento y la Dirección Provincial de Agricultura de Toledo".

Estas dos administraciones "han desatendido una y otra vez las peticiones de Ecologistas en Acción de hacer un ordenado uso del Monumento, que debe ser gestionado como se merece".

La organización ha reclamado al consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Francisco Martínez, de cara a la eventual llegada masiva de visitantes para el puente de mayo que se clausure el nuevo sendero, se retire la cartelería que lo indica, que se ponga vigilancia y que se ordenen las visitas y el aparcamiento de vehículos.

De ocurrir un accidente, los ecologistas hará responsables a las administraciones por no actuar con la prudencia y la diligencia exigibles en un caso tan grave como éste, "en el que se pone en riesgo la seguridad de las personas" que acuden al monumento natural y el propio espacio protegido.