Ecologistas critica que Tejerina se pliegue a intereses de agroindustria levantina y condene a la agonía al Tajo

Embalse, trasvase, riego, regadío, agua, canal, Tajo-Segura
EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 04/04/2018 13:14:09CET

TOLEDO, 4 Abr. (EUROPA PRES) -

Ecologistas en Acción ha mostrado su rechazo al nuevo trasvase de 60 hm3 desde Tajo al Segura y ha considerado que la decisión impulsada por la Comisión de Explotación "pone en riesgo la satisfacción de las demandas de la propia cuenca del Tajo, anteponiendo las demandas sobredimensionadas y especulativas generadas en Murcia, Alicante y Almería". "La ministra Isabel García Tejerina se pliega a los intereses económicos de la agroindustria levantina y condena a una agonía permanente al tramo medio del río Tajo", han condenado.

Es por ello que la organización ecologista, en nota de prensa, ha mostrado su más "absoluto rechazo", pues mantiene que aunque los niveles en la cabecera del Tajo superan los 400 hm3 exigidos por la ley para que se autoricen nuevos trasvases, esta decisión es "injustificable e irresponsable" desde el punto de vista de una gestión ambientalmente sostenible de la cuenca del Tajo.

"La ley no establece que sea obligatorio realizar trasvases superados este límite, por lo que la ministra Isabel García Tejerina podría haber hecho uso de una responsabilidad política y ambiental que sin duda le falta", han condenado.

Y es que, según Ecologistas, los 471 hm3 actualmente embalsados en los pantanos de Entrepeñas y Buendía representan menos del 20% de su capacidad conjunta (26 % y 16 % respectivamente) y creen que la autorización del volumen trasvasable de 60 hm3 no tiene en cuenta el futuro comportamiento de la cuenca.

"De entrar de nuevo en un periodo de escasas precipitaciones, las cesiones dejarán nuevamente en situación de emergencia a la cabecera del Tajo. Además de estos 60 hm3, ha de ser desembalsada una cantidad mayor para garantizar el caudal mínimo establecido para el río Tajo a su paso por Aranjuez (6 m3/seg). Es decir, Entrepeñas y Buendía quedarán de nuevo en una situación límite y los municipios ribereños tendrán en serio riesgo la satisfacción de sus demandas de agua", han alertado.

Dicho esto, Ecologistas en Acción ve "intolerable" la gestión generada por la explotación del trasvase que genera una agonía ambiental permanente para el tramo medio del río Tajo, explicando que durante los meses de febrero y marzo, mientras todos los ríos de centro peninsular tenían importantes crecidas, el tramo medio del río Tajo haya seguido teniendo el mismo caudal, una media de unos pírricos 7-8 m3/segundo.

"Esto ha sido debido a que toda el agua que entraba en la cabecera ha sido guardada para conseguir alcanzar la cota legal trasvasable de los 400 hm3. Es por ello que el río Tajo es un río agónico y secuestrado", han lamentado desde la organización conservacionista, que añade que la falta de un caudal suficiente agrava aún más los episodios de contaminación del río en su confluencia con los ríos Jarama y Guadarrama al perder su capacidad de dilución.

Por todo ello, Ecologistas en Acción considera urgente un cambio en la política hidráulica en las cuencas del Tajo y del Segura, cambio que ha de pasar necesariamente por la derogación de las actuales normas de explotación del trasvase (Memorándum del Tajo-Segura).

"La cabecera debe ser gestionada dentro del Plan Hidrológico de la propia demarcación del Tajo con el objeto de que puedan ser atendidas en primer lugar las propias demandas de la cuenca, lo que conllevaría al establecimiento de un régimen ecológico de caudales en Aranjuez, Toledo y Talavera. Por el lado del Segura, es urgente que se ponga en marcha una transformación del modelo de agricultura adaptándola a sus propios recursos. Todo ello desembocaría en el medio plazo en la clausura del trasvase", han concluido los ecologistas.