Educación realizará este curso una evaluación diagnóstica sobre competencias básicas a más de 45.000 alumnos

Actualizado 24/02/2009 14:56:56 CET

TOLEDO, 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Consejería de Educación y Ciencia realizará este curso una evaluación diagnóstica sobre competencias básicas a más de 45.000 alumnos y alumnas de 4º de Primaria y 2º de la ESO cuyos resultados ayudarán a los centros docentes a mejorar sus prácticas educativas y aportarán a la Administración una información valiosa para orientar su política educativa.

El viceconsejero de Educación, Pedro Pablo Novillo, informó hoy sobre esta prueba que medirá el nivel de dominio que tiene el alumnado de las competencias básicas "y nos permitirá calibrar el estado de salud de nuestro sistema educativo".

En total, se implicarán en la evaluación 1.113 centros educativos de la región, 767 de Primaria y 346 de Secundaria, y se someterán a las pruebas 45.615 alumnos y alumnas, 20.315 de 4º de Primaria y 25.300 de 2º de la ESO. Se trata, por tanto, de una evaluación censal, ya que participará el 100 por 100 del alumnado de estos cursos, informó la Junta en nota de prensa.

Según destacó Novillo, la finalidad no es establecer un ranking entre centros ni calificar al alumnado o al profesorado, sino que "es una evaluación formativa y orientadora, que nos ayudará a conocer cómo estamos desarrollando los procesos de enseñanza y aprendizaje en las aulas".

En este sentido, explicó que los resultados contribuirán a detectar los puntos débiles del sistema educativo, qué factores inciden en su mejora, cuáles son las necesidades de mejora o qué metodologías son las más apropiadas.

"Su objetivo no es otro que la mejora de la calidad y la equidad en la educación", recalcó el viceconsejero, "y conocer el dominio de las competencias básicas relacionándolo con las metodologías que se establecen en las clases y el contexto".

La radiografía final ayudará por tanto a los centros a evaluar sus prácticas y orientar las decisiones sobre qué tipo de programaciones son las idóneas, informará a las familias de los logros de sus hijos, ofrecerá al profesorado modelos para la evaluación de competencias frente al modelo que evalúa sólo conocimientos; y facilitará a la Consejería información relevante y útil para mejorar los factores que inciden en el dominio de las competencias básicas.

EN QUÉ CONSISTE

La evaluación diagnóstica se realizará los días 27 y 28 de abril, en el caso de Primaria, y el 29 y 30 en Secundaria, y serán los propios centros los protagonistas de todo el proceso.

También han sido los profesores y profesoras y maestros y maestras de la región los encargados de elaborar las 28 Unidades de Evaluación que se emplearán en las pruebas y que miden las nueve competencias básicas: competencia en comunicación lingüística; matemática; conocimiento e interacción con el mundo físico; tratamiento de la información y la competencia digital, competencia social y ciudadana; competencia social y artística; aprender a aprender; autonomía e iniciativa personal; y competencia emocional.

Las pruebas se llevarán a cabo por escrito y también empleando las Tecnologías de la Información y la Comunicación disponibles en las aulas. "El alumnado no tiene que demostrar los conocimientos aprendidos sino demostrar la capacidad que tiene de aplicar esos conocimientos a situaciones reales y cotidianas", señaló Novillo.

Al margen de la evaluación que realizarán los 1.113 centros, habrá de forma paralela una aplicación externa en 50 centros, que permitirá comprobar si el proceso se está desarrollando correctamente, y la Inspección de Educación hará un seguimiento específico en 140 centros para garantizar el rigor de esta prueba.

Una vez estén listos los resultados, la Administración facilitará informes individuales a cada alumno, a sus tutores, a los centros y a las familias, y se elaborará un informe global que dará el perfil tipo del alumno de Castilla-La Mancha en el dominio de las competencias básicas.

El viceconsejero indicó que a partir de este jueves, y en los próximos días, se reunirá con los directores y directoras de los centros para informales y darles detalle de todo el procedimiento, alcance y objetivos.

Tal y como recordó, este curso es la primera vez que se hacen las evaluaciones diagnósticas en toda España con carácter obligatorio, al establecerlo la LOE, aunque Castilla-La Mancha ya tiene experiencias previas, puesto que fue la primera Comunidad que hizo estas pruebas en el curso 2004-2005 a alumnos de 3º de Primaria y a 3º de la ESO en el curso 2005-2006.