Empresarios recuerdan a los ecologistas que aún no está definido el trazado ni el tipo de vía para la Córdoba-Toledo

Actualizado 28/12/2006 14:08:35 CET

CORDOBA, 28 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Confederación de Empresarios de Córdoba (CECO), que respalda junto a la Confederación de Empresarios de Ciudad Real (CEOE-Cepyme Ciudad Real) el proyecto de unir por Córdoba y Toledo por una nueva vía rápida (autopista de peaje o autovía), recordó hoy a Ecologistas en Acción que "para este proyecto aún no está definido el trazado ni el tipo de vía que será".

Por ello, según dijeron hoy a Europa Press fuentes de CECO, resulta "prematuro", como ayer hicieron los ecologistas, criticar el citado proyecto, alegando para ello que la construcción de la Córdoba-Toledo supondría "el mayor atentado ecológico que ha sufrido la provincia de Córdoba porque su trazado afectará a especies que en Andalucía se encuentran en grave peligro de extinción, como es el águila imperial, el lobo o el lince ibérico", y además implicaría la deforestación de un mínimo de 600 hectáreas de bosque mediterráneo, "afectando a zonas donde se encuentran los principales robledales de la mitad sur peninsular".

Ante esto, desde CECO se insistió en que, "cómo no se ha determinado aún cuál sería el trazado de la futura vía rápida, no se puede opinar sobre ello, si bien, el hecho de contar con una conexión directa y rápida, por carretera, entre Córdoba, Toledo y Madrid, para CECO es fundamental para el desarrollo socioeconómico de la provincia cordobesa, especialmente de la zona Norte".

De hecho, así lo ha expresado ya, tanto CECO como CEOE-Cepyme Ciudad Real, que desde el pasado marzo acordaron unir sus fuerzas para reclamar al Gobierno de la Nación que haga "un esfuerzo político, que no económico", con respecto al proyecto de la autopista de peaje que está dispuesta a construir la iniciativa privada entre Córdoba y Toledo.

Así, el presidente de CECO, Luis Carreto, y el presidente de CEOE-Cepyme Ciudad Real, Arturo Mesa, decidieron "hacer causa común" para "impulsar esta gran infraestructura de interés general, que permitiría una conexión directa entre el centro y el Sur de España, mediante una vía rápida de gran capacidad, segura, que descongestionaría la actual N-IV (Madrid-Cádiz) y que supondría un ahorro de 100 kilómetros en ese trayecto".

La autopista, según dijo ya Carreto, constituiría una alternativa a la nacional IV y al ferrocarril, ya que "acercaría a Córdoba un poco más al centro de España" y afirmó que un estudio sobre la previsión de tráfico para esta infraestructura cifra en unos 8.000 los vehículos de mercancías diarios que la utilizarían.

El proyecto, según los empresarios, sólo tiene un escollo el tramo entre Puertollano (Ciudad Real) y Montoro (Córdoba), puesto que el tramo entre Ciudad Real y Puertollano ya se ejecuta y será una autovía pública, mientras que no prevén problemas para que la iniciativa privada construya con tramo de autopista de peaje la conexión entre Toledo y Ciudad Real.

También será una realidad como autopista de peaje el enlace entre Madrid y Toledo, con lo que los empresarios sólo esperan que el Gobierno central defina y apruebe el proyecto correspondiente al tramo ya indicado entre Puertollano y Montoro, localidad está última que ya está unida por autovía con Córdoba capital.

La ejecución de este tramo, según el deseo de los empresarios, en un trazado paralelo al que ahora sigue el AVE Madrid-Córdoba-Sevilla, con 122,5 kilómetros y un coste total de 813 millones de euros, sería el de menor impacto medioambiental.

El sector privado, mediante concesión administrativa para la posterior explotación del peaje de este tramo, ejecutaría la obra en cinco o seis años, de forma que estuviera operativa la autopista en 2011, para luego explotar el peaje hasta 2037, cobrando a cada vehículo que usara este tramo 0,066 euros por kilómetro.

Con ello amortizarían y harían también rentable la explotación de un servicio de peaje que previamente les habría supuesto un desembolso de 830.000 euros para la construcción de cada kilómetro.

En total, la ejecución de la autopista de peaje entre Toledo y Córdoba (salvo el tramo de autovía pública entre Ciudad Real y Puertollano), tendría un coste de 1.500 millones de euros y 287 kilómetros de longitud.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies