García-Page dice que con el nuevo texto habrá "un antes y un después" en política de agua en toda España

 

García-Page dice que con el nuevo texto habrá "un antes y un después" en política de agua en toda España

Actualizado 15/02/2006 14:33:03 CET

TOLEDO, 15 Feb. (EUROPA PRESS)

El vicepresidente segundo y portavoz del Gobierno regional, Emiliano García-Page confirmó hoy que va a haber "un antes y un después" en la política del agua con el Estatuto de Autonomía de Castilla-La Mancha puesto que "no solo va a ser importante para nosotros", sino que el nuevo texto influirá, como Ley Orgánica del Estado, de manera determinante "en la estrategia del agua a futuro en toda España".

En rueda de prensa para dar cuenta de los acuerdos del Consejo de Gobierno, García-Page indicó que a partir del Estatuto, Castilla-La Mancha podrá decir que se va a empezar a arreglar el problema del agua, y aunque "no será una varita mágica" y no hay que engañarse, confirmó, si será "una piedra de toque" para modificar la política hidráulica en España y eso se tiene que hacer por consenso.

Insistió en que probablemente la región es la parte de España "que más claro tiene este problema del agua y quien más claro va a dejar como tienen que desarrollarse las estrategias de política hidráulica en el futuro". "Hemos padecido la hipoteca y somos hoy por hoy la única región que sigue cediendo agua al resto de España" con lo que, "tenemos mucha autoridad para decir lo que pensamos que se tiene que hacer".

Recalcó en este sentido que de la reunión del lunes del presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, y el presidente regional del PP, José Manuel Molina, se puede deducir que en muy poco tiempo "vamos a poder marcar un listón en las políticas del agua verdaderamente importante para la región". Esta reunión, solo podía acabar "de la manera que acabó", con la ratificación de lo que "es de sentido común" y en lo que se está de acuerdo.

La vía castellano-manchega, consideró, "es muy sensata", y la actitud del presidente regional, José María Barreda de un Estatuto aprobado por unanimidad es "fundamental", reconociendo que esta será la primera ocasión "de verdad" en la que "vamos a llevar la iniciativa desde la A hasta la Z para dotarnos de nuestra principal norma de autogobierno".

NO VER "CON ALEGRÍA" LA VENTA DE AGUA

Asimismo, García-Page, preguntado por el acuerdo de los regantes de Estremera y el Segura para la cesión de derechos del agua, indicó que se van a estudiar "todas las medidas que la legislación actual permite" y se va a hacer con discreción. "No se puede ver con alegría que se venda agua de unos a otros" y se especule con el agua, que no es "ni de unos regantes, ni de los otros", sino de todos.

Recordó que la mayor parte de los regantes de Estremera son de Madrid, y los de Castilla-La Mancha "nos consta" que se han opuesto. "Antes que el riego está el beber" y por ello, la filosofía que se "esconde" detrás de la política de intercambio de agua es "compleja" y para muchos puede ser "pura especulación" y en ese terreno, "contarán siempre con el más firme rechazo" del Gobierno regional.

A su juicio, de lo que más se debe cuidar el Ministerio de Medio Ambiente es de que pueda dar la sensación en España, y ahora que hay sequía "mucho más", de que se está favoreciendo que un bien "que es de todos" y es un bien público "sirva para la especulación y el aprovechamiento privado".

DECIR COMO USAR "EL POCO AGUA QUE TENEMOS"

Por su parte, y sobre las acusaciones del grupo Parlamentario Popular al Gobierno central por la moratoria sancionadora en el Alto Guadiana, indicó García-Page dijo que da la impresión de que en el Levante "no tienen ansía" y no solo quieren todo el agua "que no podemos usar en Castilla-La Mancha, sino que encima quieren decirnos a nosotros como usar el poco que tenemos", algo que es "increíble".

Por eso, recomendó al PP "que miren la cantidad de agua que tienen al lado", porque hay "muchísima", instándoles a usar el agua del mar, "que no se agota". En este sentido, dijo que si el agua que sale de Castilla-La Mancha, no saliera, "aquí no habría ni un centímetro cúbico de sobreexplotación".

García-Page recalcó al respecto que pidiendo como piden todos los años más agua, parece "mentira" que encima "nos quieran condenar a que aquí no se use". El PP en Valencia mantiene esta posición, que a su juicio, no es la que mantiene el PP de Castilla-La Mancha, ya que "al menos no he escuchado" a ninguno de sus dirigentes decir que "se multe y poco menos que se criminalice a los propietarios de pozos en el Alto Guadiana".

Por ello, el Gobierno de Castilla-La Mancha lanza en este sentido un mensaje "con claridad" que es el necesario "consenso de todos" en el caso del Alto Guadiana, un problema que se ha ido generando por la falta de agua y por el paso del tiempo "entre muchos", por lo que habrá que arreglarlo "entre todos y de común acuerdo".

Resaltó de este modo que "quienes menos están autorizados a decirnos como hay que hacerlo son los que quieren todo nuestro agua" y los que no solo sobreexplotan las suyas sino que quieren "secar el Tajo", y si les dejan "el Guadiana, el Guadalquivir, o cualquiera de las siete cuencas que tienen conexión con Castilla-La Mancha".

Por último, y sobre las declaraciones del director general del Agua, Jaime Palop, acerca de la no amnistía a los pozos ilegales del Alto Guadiana, el vicepresidente segundo insistió que lo que tiene que haber es sentido común y diálogo, y además "ser conscientes" de que la política de explotación de recursos de un bien escaso merece que se vea a medio o largo alcance.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies