Page dice que la reforma está por encima de debates de partido y recuerda que los plazos son "limitados"

Actualizado 01/02/2006 15:51:10 CET

TOLEDO, 1 Feb. (EUROPA PRESS)

El vicepresidente segundo y portavoz del Gobierno de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, se mostró hoy convencido de que la reforma del Estatuto de Autonomía de Castilla-La Mancha, pactada entre Junta, PSOE y PP, está "por encima" de los debates de partido de estas dos formaciones, al tiempo que recordó que "no tenemos todo el tiempo del mundo" y que los plazos parlamentarios para abordarla antes del fin de la legislatura, son "limitados".

En la rueda de prensa para explicar los acuerdos del Consejo de Gobierno, y preguntado al respecto, García-Page dijo que el Ejecutivo regional confía en que el presidente del PP castellano-manchego, José Manuel Molina, siga manteniendo el compromiso de trabajar por Castilla-La Mancha, reflejado en el Pacto de Fuensalida.

Recordó que esta negociación se planteó entre los dos partidos para conseguir juntos el Estatuto "más ambicioso y exigente que podamos dentro de la Constitución", y "plantear al Estado lo que queremos para las próximas décadas".

"Queremos pensar que nadie va a jugar a quedarse fuera de la defensa de los intereses de Castilla-La Mancha", alegó, al considerar que "es el momento de que todos los partidos y agentes sociales miren por ello antes que por las consignas partidarias".

"El Estatuto está por encima del debate de partido entre PSOE y PP; tiene que haber un entendimiento de mucha más categoría donde Castilla-La Mancha fije unos objetivos ambiciosos, que le den solución radical a la gestión del agua o a materias como las infraestructuras", agregó.

LA FINANCIACIÓN DE AZNAR.

Además, explicó que esta negociación se producirá en un escenario en el que no habrá modelos bilaterales de financiación, una negociación a la que la Comunidad acudirá, según dijo, sabiendo que el modelo que se plantea "es el modelo de Aznar, Piqué y Zaplana". De hecho, preguntó a los dirigentes 'populares' "muy instalados en la campaña" por qué "si era bueno hace unos años, ahora es tan malo".

En definitiva, el vicepresidente confirmó que el presidente regional, José María Barreda, y Molina, mantendrán una reunión, aún sin fecha fija, al regreso del primero de su viaje oficial a El Salvador.

Aseguró además que ha habido, al respecto de la reforma estatutaria, "conversaciones permanentes, unas más oficiales y otras más oficiosas". "Nos respetamos, tenemos vocación de acuerdo y estamos convencidos de que lo va a haber", aseguró.

Es más, recordó que "no tenemos todo el tiempo del mundo" y que los plazos parlamentarios para el trámite estatutario son "limitados" hasta el final de la legislatura en la primavera de 2007, puesto que primero debe debatirse en el Parlamento regional y después tramitarse como Ley Orgánica en el Congreso de los Diputados y en el Senado.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies