Fiscal mantiene los 33 años para tres hermanos acusados de matar a un hombre

 

Fiscal mantiene los 33 años para tres hermanos acusados de matar a un hombre

Actualizado 08/06/2017 19:13:14 CET

CIUDAD REAL, 8 Jun. (EUROPA PRESS) -

El fiscal y la acusación particular han mantenido este jueves la petición de más de 33 años de cárcel para los tres hermanos Cádiz --Ramón, José y Manuel-- acusados de matar a Diego Flores en junio de 2014 en una disputa entre familias de etnia gitana en Ciudad Real.
El juicio ha quedado visto para sentencia tras tres días de sesiones en la Sección Primera de la Audiencia de Ciudad Real.

Por su parte, la defensa de Ramón y José ha pedido la libre absolución de sus defendidos por considerar que no participaron en los hechos, mientras la defensa de Manuel ha pedido que los hechos no se califiquen como asesinato, sino como homicidio, ya que ha entendido que la pelea entre ambos fue de igual a igual.

En la última sesión, tanto especialistas en balística de la Policía Nacional como los forenses han confirmado que el fallecido recibió un solo disparo "a quemarropa" en la cabeza, aunque han dejado abierta la posibilidad de un segundo disparo, dado que fueron encontrados dos casquillos, aunque no lo han ratificado fehacientemente.

Por su lado, los especialistas han señalado que solo uno de los hermanos, Manuel, tenía restos de pólvora en las manos, como posibles restos de haber sido él el que hizo el disparo, aunque han dicho que los otros dos hermanos podían haber eliminado los restos o lavándose las manos o duchándose entre el momento de los tiros y cuando fueron analizados.

Por su parte, Rafaela Flores, mujer de Ramón Cádiz, prima del fallecido, ha confirmado que la noche del crimen, el 23 de junio de 2014, se fue a la Policía Nacional en Linares (Jaén), donde residía, y de donde habían partido los tres hombres, y declaró que su marido le había dicho que habían matado a Diego, algo que fue ratificado por el agente que le tomó la declaración.

Por su parte, un hombre que presenció los hechos en un camino de la autovía A-43, cerca de Torralba de Calatrava, confirmó que vio como los dos coches que utilizaban los Cádiz y Flores protagonizaron un incidente el día de autos, pasadas las 15.00 horas.

El testigo confirmó que los ocupantes de uno de los coches eran los tres hermanos Cádiz, que llevaban un tiempo residiendo en el pueblo, en casa de una hermana de ellos, que era vecina suya. Los forenses también confirmaron que Flores, tras recibir el disparo fue golpeado con un objeto fuerte, posiblemente piedras.

En la primera sesión del juicio, el pasado martes, Ramón se autoinculpó del crimen y exoneró a sus hermanos, de los que dijo que se habían quedado inconscientes tras el golpe entre los coches en los que ambas partes circulaban.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies