Forense dice que la hija de Susana Guerrero está inducida por la madre

 

Forense dice que la hija de Susana Guerrero está inducida por la madre

Susana Garrido
EUROPA PRESS
Actualizado 18/04/2016 16:35:03 CET

TALAVERA DE LA REINA, 18 Abr. (EUROPA PRESS) -

El informe pericial realizado a la hija de 10 años de Susana Guerrero ha revelado que la menor "está inducida" por la madre en las diversas imputaciones de "maltrato doméstico" a la compañera sentimental del padre, como ha puesto de manifiesto el forense durante la declaración en el juicio que ha tenido lugar en Talavera de la Reina (Toledo).

Susana Guerrero, la madre que se niega a entregar a su hija de diez años al padre, condenado por malos tratos e investigado por presuntos abusos a la mejor, ha sido juzgada este lunes por un presunto delito de denuncia falsa contra R.M.S, actual pareja del progenitor.

Según ha puesto de manifiesto la Fiscalía, Guerrero interpuso la denuncia sobre malos tratos a su hija el pasado 26 de octubre de 2012, "a sabiendas de su falsedad", por lo que mantiene su petición de pena de multa de 12 euros de cuota diaria durante 24 meses, a lo que hay que sumar la solicitud por parte de la acusación de 3.000 euros por daños morales.

Una acusación que se ha visto respaldada por los informes del forense, que revelan que "todo lo que cuenta la niña está manipulado por la madre".

INOCENCIA PARA SUSANA Y SU HIJA

Por su parte, la defensa de Susana Guerrero ha justificado su actuación en el afán de proteger a su hija y alejarla de su padre, al que constantemente han calificado de "maltratador y presunto abusador sexual".

La propia Guerrero, en declaraciones a los medios previas al juicio, ha mantenido su inocencia y la de su hija. "Me sientan en el banquillo por un delito que no he cometido", ha señalado.

Además, ha afirmado que fueron los propios psiquiatras los que activaron en el año 2012 el protocolo de malos tratos a su hija "por parte de la mujer del padre". "La misma mujer que consintió los abusos sexuales conmigo y la misma que lo permitía", ha indicado.

Guerrero ha dicho que su hija "está siendo utilizada como un arma arrojadiza". "Me la pega, me la levanta de los pelos, me la clava agujas y me la tortura", ha afirmado, mientras que ha acusado al partido judicial de Talavera de "no hacer nada".

Guerrero ha llegado a cuestionar los informes psicológicos al preguntarse si "también han aleccionado a su hija los psiquiatras o los pediatras".

Entre sollozos, la madre ha afirmado que su hija "ha sufrido abusos sexuales y no es lógico que le estén protegiendo", en referencia al progenitor, y ha reiterado que la tendrán que "matar para poder llevarse a mi niña".

Guerrero ha pedido "la libertad absoluta no sólo para mí sino también para mi hija, para que pueda ir a un parque a jugar y que no vea a un policía y eche a correr". A este respecto, ha dicho sentirse sometida a una persecución judicial para proteger a su hija.

Por su parte, la denunciante y el padre de la menor, como testigo, han negado todas las acusaciones de malos tratos hacia la menor, por lo que el juicio ha quedado visto para sentencia.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies