El forense sostiene que el hombre que murió desangrado en Casarrubios se hubiera salvado con auxilio médico

Actualizado 29/09/2010 17:44:03 CET

El fiscal y la acusación ratifican su petición de prisión, de 10 y 15 años, mientras que la defensa pide la absolución de la acusada

TOLEDO, 29 Sep. (EUROPA PRESS) -

El forense encargado de realizar la autopsia del hombre que apareció muerto en su domicilio de Casarrubios (Toledo) el 1 de enero de 2008 ha declarado ante el juez que la causa de la muerte no fueron los golpes que recibieron en el cráneo sino la hemorragia que provocaron estas heridas y que le llevó a tener "una agonía lenta", por lo que ha afirmado que podría haberse salvado con auxilio médico.

En el transcurso de la declaración de los peritos que han participado en el caso, por el que se acusa a una mujer en un juicio popular en la Audiencia Provincial de Toledo, el forense ha señalado que la muerte del hombre se produjo entre los días 30 y 31 de diciembre de 2007, sin embargo, no ha descartado que el hombre recibiera los golpes que le causaron la hemorragia varios días antes.

Así, tanto el fiscal como la acusación particular, sostienen que, teniendo en cuenta que la última vez que se vio a G.G.O., de 58 años de edad, fue el 24 de diciembre antes de la celebración de la Nochebuena acompañado de la acusada y las pruebas fisiológicos halladas en el domicilio de la víctima, fue esta mujer quien, entre la noche del 24 y la mañana del 25 tras una discusión y utilizando unas botellas como armas propinó varios golpes a este hombre y, tras limpiar la casa, abandonó el lugar dejándole morir desangrado.

Así, la declaración del forense explicó que el cuerpo presentaba restos de cristales en el cabello y murió desangrando por las heridas recibidas en la nuca y la sien, sin que fueran lo suficientemente profundas como para determinar la causa de su muerte. Asimismo, ha señalado que la víctima sufrió una "agonía lenta", si bien no pudo determinar cuanto tiempo se alargó esta agonía.

Asimismo, el forense ha señalado que la autopsia también indica que a la víctima se le halló un nivel de alcohol en sangre importante, de 2,6 miligramos aproximadamente, que llevan a pensar que la víctima se encontró "indefensa" durante la agresión y con escasa "capacidad de reacción", lo que explica el que no se encontraran restos de ADN de otras personas bajo las uñas y sí presentara heridas de defensa en las manos por intentar protegerse.

SIN PENA NI AFECTACIÓN

Asimismo, han prestado declaración ante el juez los psicólogos que estudiaron a la acusada por el crimen de Casarrubios, quienes concluyen que ésta no presenta ninguna "psicopatología grave" ni trastorno psicológico que le impida distinguir entre el bien y el mal, pero sí una falta de "afectación" o de "sentimiento de pena" por la muerte de alguien que supuestamente era su compañero sentimental.

Por su parte, el abogado de la defensa ha señalado que la mujer no pudo sentir arrepentimiento de algo que no había hecho y ha afirmado que la acusada ha intentando "hasta en siete ocasiones" de quitarse la vida, habiendo sido ingresada en hospitales por este motivo. Previamente, en relación a este asunto, el forense, a preguntas de la defensa, ha señalado que "neuróticos somos 1 de cada 4".

Tanto para el fiscal como para la acusación particular, hay además otros indicios que apuntan a la culpabilidad de la acusada, entre ellos, un bloc de notas que se intervino a la mujer cuando fue detenida y que, según la acusación, son notas posteriores a la muerte del hombre, escritas de su puño y letra, en las que se culpa por haber tenido un "error de cálculo" y no quedarse con 80.000 euros.

Para la acusación esta notas, en las que la acusada expresaba un sentimiento de repulsa general hacia los hombres, llevan a pensar a que la mujer tras golpear a la víctima, limpiar la casa, y abandonar el lugar, se llevó con ella una tarjeta bancaria del fallecido, el cual recientemente había heredado una importante fortuna, pero se olvidó de buscar el número secreto, por lo que no le sirvió de nada.

Por su parte, al respecto, la defensa, que declara la inocencia de la acusada, indica que las notas a las que se refiere la acusación no tienen fechas concretas ni se refieren a lugares concretos, por lo que pudieran referirse a otros hechos. Además, ha señalado que la tarjeta fue utilizada en un cajero automático en Sevilla en días posteriores al 1 de enero por una mujer morena y un hombre negro.

RESTOS DE ADN

Por último, la acusación ha pedido al jurado popular que en sus deliberaciones tenga en cuenta que en el lugar de los hechos se encontraron restos celulares que coinciden con el "perfil genético" de la acusada en un pañuelo que se encontró cerca del cadáver y en una colilla manchada de sangre, además de otros restos en un par de zapatillas y un par de guantes de goma; y dos pelos en el cuerpo del fallecido con el perfil genético de la acusada.

Para la defensa, estos restos hallados en el domicilio de la víctima podrían corresponderse a las visitas que realizó la acusada en los meses anteriores a la muerte de G.G.O. A su juicio, este conjunto de pruebas son "insuficientes" para culpar a la mujer acusada, una mujer viuda de 63 años y sin antecedentes penales, por lo que hay "dudas razonables" de que participara en el homicidio.

Además, el abogado de la defensa ha señalado que no existía relación sentimental entre ambos, algo que la acusación particular considera evidente por las cartas halladas en la casa de la víctima escritas por la acusada, argumentando que los vecinos han señalado que alternaba con distintas mujeres a menudo. Además, repara en el "desfase" entre el día 24, cuando se le vio acompañado de la acusada, y la fecha del fallecimiento, que el forense sitúa entre el 30 y 31.

"Soy inocente, no he cometido ese crimen", han sido las únicas palabras que ha expresado la acusada tras escuchar las declaraciones del Ministerio Fiscal y los abogados. El fiscal pide para ella 10 años de prisión y la acusación particular 15 por el agravante de que mantuvieran una relación sentimental. Esta tarde el jurado popular iniciará las deliberaciones para emitir un veredicto, que podrán continuar mañana si los miembros del jurado no llegan a un acuerdo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies