El Gobierno reconoce que la situación del Parque Nacional de Tablas de Daimiel es "muy preocupante"

Actualizado 18/06/2006 15:13:34 CET

MADRID, 18 Jun. (EUROPA PRESS)

El Gobierno reconoce que la la situación actual del Parque Nacional de Tablas de Daimiel (Castilla-La Mancha) es "muy preocupante" debido a la escasez de precipitaciones y a la sobreexplotación del acuífero 23. Este Parque Nacional fue declarado en 1973 por el valor de sus humedales y sus especies asociadas, y se consideró el "último representante de un ecosistema denominado tablas fluviales", que se formaron por los desbordamientos de los ríos Guadiana y Gigüela en su confluencia, favorecidos por la escasez de pendiente en el terreno.

"Esta situación no es nueva, es consecuencia del deterioro acumulado que experimenta la cuenca alta del río Guadiana fundamentalmente como consecuencia de la sobreexplotación del acuífero 23", señala el Gobierno en una respuesta parlamentaria recogida por Europa Press.

Sin embargo, a pesar de la preocupante situación de los humedales del Parque Nacional de Tablas de Daimiel "no parece necesario la realización de actuación alguna sobre las especies propias del humedal", ya que "la falta de agua en un humedal no les supone ni peligro ni riesgo de desaparición, simplemente lleva aparejada su desplazamiento en otros humedales en mejor situación".

Así, las especies, sobre todo aves, que permanecen en los humedales del parque "encuentran capacidad para sobrevivir en las circunstancias actuales", y las que ya no están presentes "simplemente han migrado a sitios mejores en tanto se mantenga la actual situación".

En la actualidad, se ha producido una "anulación de las aportaciones de agua tanto superficiales como subterráneas al sistema y, en la práctica la desaparición de todo el complejo de humedales que constituyen la llamada Mancha húmeda".

La sequía que padece la Meseta castellana ha hecho que el actual nivel de encharcamiento del humedal sea "prácticamente nulo, que el río Cigüela no haya alcanzado a las Tablas de Daimiel durante el pasado invierno, y que incluso el Parque Nacional haya considerado como poco útil un trasvase de aguas desde el acueducto Tajo-Segura, dado que, en la práctica, la aportación ni siquiera alcanzaría el Parque Nacional", dada la sequedad del cauce.

"Con su declaración se dio un gran paso en la conservación de uno de los ecosistemas más valiosos de la Mancha, asegurando así, la supervivencia de la avifauna que utiliza estas zonas como área de invernada, mancada y nidificación, creando una Zona Integral de aves acuáticas", señala el texto de su declaración.

El Parque Nacional de Tablas de Daimiel es además Reserva de la Biosfera desde 1981; Humedal de Importancia Internacional por el Convenio de Ramsar desde 1982; y Zona de Especial Importancia para las Aves (ZEPA) desde 1988.