Guardia civil detenido tras disparar y matar a un hombre pasará a disposición judicial este miércoles

Publicado 27/04/2016 8:14:42CET

MADRID/TOLEDO, 27 Abr. (EUROPA PRESS) -

El guardia civil destinado en Quintanar de la Orden (Toledo) detenido tras disparar y matar a un hombre en la A-3 a la altura de Fuentidueña del Tajo pasará este miércoles a disposición judicial tras negarse a declarar en dependencias del Instituto Armado, según han explicado a Europa Press fuentes de la investigación.

La víctima es un ciudadano magrebí de 39 años llamado Younes S. que residía en Illescas (Toledo) y tras certificar su muerte se trasladó el cadáver al Instituto Anatómico Forense para proceder a su análisis. Fue tiroteado por el detenido, un agente de 31 años, que se encontraba de baja por lumbalgia tras un encontronazo de tráfico en el kilómetro 67 de la A-3.

La autopsia practicada al hombre que fue tiroteado ayer lunes por un guardia civil fuera de servicio ha confirmado que recibió un total de cinco disparos en el cuerpo, cuatro de ellos en una pierna y el quinto en la cabeza.

En el marco de esta investigación, la Guardia Civil ya ha tomado declaración a varios conductores que pasaron por ese punto en el momento en el que se produjo el suceso y, según han confirmado las fuentes consultadas, han confirmado el relato de hechos conocido.

El coche que conducía la víctima, un Opel Zafira, chocó en la vía con el BMW en el que viajaba el agente. Al intentar darse a la fuga el guardia civil reaccionó de forma violenta y empleó su arma reglamentaria hasta acabar con la vida de esta persona.

Viana Jiménez no estaba de servicio en ese momento ya que llevaba varios días de baja a causa de una lumbalgia. Los guardias civiles sólo están obligados a entregar su arma reglamentaria cuando están de baja por alguna cuestión psicológica. Tras su arresto, fue sometido al pertinente test de alcohol y drogas y dio positivo por consumo de cannabis.