La Iglesia Museo de San Román de Toledo reta a los niños y niñas a descubrir sus secretos

Actualizado 24/07/2006 14:08:00 CET

TOLEDO, 24 Jul. (EUROPA PRESS)

Acercar a los niños y niñas las ricas colecciones que salvaguarda la iglesia museo de San Román en Toledo es el objetivo del taller infantil que se está desarrollando este verano bajo el nombre de "Descubre los secretos de la iglesia de San Román".

Se trata de una iniciativa que consiste en llevar a cabo diversas actividades en las que se dan a conocer los diferentes aspectos que se pueden estudiar en el museo de los Concilios y de la Cultura Visigoda, que se encuentra instalado en el incomparable marco de la iglesia de San Román, bello exponente del primer mudéjar toledano (siglo XIII), y que gestiona la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha.

Los propios restos visigodos, lo frescos románicos o el edificio en sí con las modificaciones que ha sufrido a lo largo del tiempo son los descubrimientos que podrán realizar los chicos y chicas de 8 a 12 años que participen en el taller que se celebra todos los martes, jueves y viernes del mes de julio y la primera quincena del mes de agosto, de 11.00 a 13.00 horas.

La propuesta que se hace a los participantes consiste, en la primera jornada, conocer la cultura visigoda a través de ejercicios teóricos que se acompañan en todo momento con actividades lúdicas, como dibujar o imitar el trabajo de los arqueólogos con un juego consistente en la localización de determinadas piezas en las colecciones expuestas del museo.

El objetivo es lograr que los niños y niñas aprecien la cultura visigoda haciendo énfasis en los restos arqueológicos más ricos que nos han llegado y que es la orfebrería. Por ello, la actividad se cierra con la realización de un cinturón visigodo elaborado con materiales como cartulina dorada y piedras de colores, emulando los ricos materiales empleados por los visigodos.

Para la segunda jornada, se plantea el estudio de los frescos románicos que decoran el interior del edificio, acercando a los chavales a este estilo artístico.

Para una mejor comprensión de estas pinturas y su temática se les invita a la realización de un recortable y, como manualidad final, se intenta que se metan en la piel de un artista románico pintando su propio fresco. Para ello, se les entrega una plantilla de una de las pinturas que decoran la iglesia y que deben decorar con acuarelas.

Finalmente, en la última jornada, se les aproxima al estudio de la arquitectura de la iglesia de San Román. Se trata de enseñarles las diferentes etapas constructivas del templo y los términos de las diferentes partes del edificio para aproximar a los niños y niñas al vocabulario artístico. Para ello, se utiliza una sopa de letras, un recorrido por la planta del edificio y, para terminar, la realización de una réplica de la torre de la iglesia construida en cartulina.

Con todas estas actividades se pretende que los niños y niñas que participen en las mismas se diviertan en todo momento, a la vez que conocen y aprenden nuevas culturas y nuevos conceptos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies