PP pide a Barreda unas "reglas de juego justas" porque no cuenta con "todas las voluntades" para gobernar

Actualizado 26/06/2007 13:38:27 CET

Pide una ley de publicidad institucional que evite la utilización de medios públicos y sesiones de control en las Cortes

TOLEDO, 26 Jun. (EUROPA PRESS) -

La presidenta del Grupo Parlamentario Popular, María Dolores de Cospedal, pidió hoy unas "reglas de juego justas" al presidente regional, José María Barreda, al que recordó que "si pensase que cuenta con todas las voluntades para gobernar" estaría en un "error profundo", y aunque anunció el voto negativo de los 'populares' a su investidura como presidente, ofreció una oposición leal y constructiva.

En su primera intervención en la segunda jornada del Debate de Investidura, De Cospedal, que inició su intervención con un recuerdo a los seis militares españoles fallecidos en el Líbano, felicitó al PSOE por su victoria en las pasadas elecciones, pero les acusó de "vanagloriarse" de unos resultados electorales en los que, por unos motivos u otros, no han contado con la confianza de la mayoría de los ciudadanos.

Por ello, la dirigente 'popular' recordó a Barreda que las coaliciones no son entre el gobierno y la sociedad "sino entre el gobierno y la oposición", y manifestó su intención de defender los intereses de todos los ciudadanos con formas distintas a las del PSOE, ya que un presidente debe gobernar "sin presumir de talantes inexistentes", sin "vender fotos retocadas" y sin "caer en el populismo".

"Desde hoy les digo que creo en la moderación y el consenso y nunca estaré en una postura radical y sectárea", argumentó De Cospedal, quien aprovechó también su primera intervención en el Parlamento para recordar que las "argucias" del grupo mayoritario impidieron "que mi voz no se oyera" durante la pasada legislatura.

SIN DELIRIOS INDEPENDENTISTAS

Defendió la libertad "como referente máximo para actuar" y expresó, como principios en los que debe apoyarse un gobierno, un sistema de valores, una ideología de contenido definido, objetivos públicos y concretos y un proyecto de gobierno. Así, apeló a los valores de la "civilización cristiana", el orden social, el pluralismo frente al sectarismo, el respeto al estado de derecho y un estado de las autonomías que no sirva "para delirios independentistas".

María Dolores de Cospedal aseveró que "cuando alguien quiere gobernar tiene que ofrecer objetivos concretos a los ciudadanos", y los avanzados por Barreda "no son nada concretos", empezando, dijo, porque "se presentaron a las elecciones sin programa electoral". En este punto, apostó por acciones para que "la economía despierte" y por una administración "ágil y transparente".

Reconoció haber sentido "decepción" con el discurso de Barreda, en el que no hubo "ni una sola autocrítica" al atraso "heredado de su propia gestión" que tiene una Comunidad Autónoma en la que la cifra de parados es "inaceptable"; el endeudamiento para acceder a una vivienda es un "lastre" y se han permitido desarrollos urbanísticos "sin pudor"; en los hospitales no hay personal suficiente; los accidentes laborales van en aumento; y donde sólo se ha hecho una autovía "y ni siquiera la han terminado".

'ATRÉVASE A CAMBIAR'

No obstante, insistió en ofrecer una oposición "constructiva, firme y con disposición al consenso en aquellos asuntos de interés para Castilla-La Mancha" y una "posición crítica pero alejada de la calumnia y la difamación", para "denunciar lo que pase en esta tierra y no lo que desde el poder se diga que pasa" y segura de la necesidad de consensos en las principales cuestiones", entre las que citó el Estatuto de Autonomía y el agua, donde rechazó el "blindaje" de ríos y apostó por el PHN.

En cuanto a los proyectos de futuro, una parte de los cuales "es repetición de promesas incumplidas en anteriores elecciones" y otras "una mala copia de las que presentó el PP", María Dolores de Cospedal ofreció su apoyo para la defensa de la agricultura de Castilla-La Mancha y la OCM del vino, ofreciendo su colaboración en cuantas citas se desarrollen; apoyo para desarrollar las grandes urbes y mejorar los servicios públicos y colaborar para la puesta en marcha de la ley de autonomía personal.

"Atrévase a cambiar", le espetó a José María Barreda la parlamentaria del PP, quien también propuso una reforma del Reglamento de la Cámara, sesiones de control, "reglas de juego justas" y una ley de publicidad institucional "que evite la utilización partidista de los medios públicos". A nivel nacional, criticó la asignatura "Educación para la Ciudadanía" y las "leyes suicidas y estériles" como la de memoria histórica.