José Bono afirma que a él "no le molesta el crucifijo" en ningún ámbito y que respetará "lo que la mayoría decida"

Actualizado 18/08/2009 15:43:30 CET

SALOBRE (ALBACETE), 18 Ago. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Congreso de los Diputados, José Bono, manifestó hoy que a él "no le molesta el crucifico" en ningún ámbito de la vida, aunque matizó que respetará "lo que la mayoría decida" en referencia a la intención del Gobierno de retirar los crucifijos en las escuelas.

"A veces los españoles -explicó- tenemos cierta tendencia a emitir opiniones con vocación omnicomprensiva y generalizadora, pero la sociedad es mucho más rica en matices y se resiste a recetas dogmáticas y fórmulas magistrales".

Asimismo, Bono recordó que la Constitución establece que España no es un Estado confesional, "pero somos hijos de un pasado secular en que el crucifijo se confundía con los símbolos del Estado" y hasta algunos pontificaban que "no se podía ser español sin ser católico, lo cual es disparatado".

Por eso, entiende que si hoy "a alguien le incomodara la manifestación pública de un sentimiento religioso, habría que escucharle y ver si esa molestia es jurídicamente aceptable o es constitucionalmente insoportable". "Que no haya crucifijos en las escuelas públicas no va a disminuir el sentimiento religioso de los que lo tenemos", agregó.

EVITAR ENFRENTAMIENTOS

Por otra parte, señaló que "hay muchos cristianos" que, como él, no desean que los símbolos religiosos "se utilicen para imponer convicciones a nadie". En esta línea, citó al cardenal Tarancón, que siempre "se opuso a que un partido demócrata-cristiano representara a la Iglesia y a que la Constitución proclamara la confesionalidad católica del Estado". "Entonces y ahora había y hay otros cardenales nada taranconianos", añadió.

"Debemos ser respetuosos y que la mayoría decida, por supuesto respetando los sentimientos y convicciones religiosas de todos los ciudadanos", concluyó.