La Junta ha atendido en lo que va de año a un total de 56 menores que han sufrido abusos sexuales

El director general durante la presentación del programa
JCCM/EP
Actualizado 29/11/2010 14:00:22 CET

TOLEDO, 29 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Consejería de Salud y Bienestar Social ha puesto en marcha el programa de prevención e intervención en abuso sexual infantil 'REVELAS-M', dirigido a atender a los menores que han sido víctimas de estos abusos. En lo que va de año el Gobierno regional ha atendido a un total 56 menores por este motivo.

Así lo ha indicado el director general de Familia, Hugo Muñoz, en la rueda de prensa que ha ofrecido junto con los responsables de la Asociación de Mujeres para la Formación y el Desarrollo (AMFORMAD), que llevan a cabo este programa, que no solo incluye a los menores que sufren abusos sexuales, sino a los agresores menores de edad y a sus familias.

Muñoz ha señalado que de esos 56 menores atendidos --21 chicos y 35 chicas-- por haber sufrido abusos, solo 16 han iniciado el procedimiento judicial, mientras que los 40 casos restantes están valorando, con el apoyo de psicólogos y abogados, la conveniencia de iniciar acciones judiciales, ya que en muchas ocasiones este proceso genera más secuelas en los menores.

El responsable regional de Familia también ha indicado que siete de esas 56 familias afectadas están recibiendo los dos tipos de asistencia, tanto psicológica como jurídica.

Dicho esto, ha manifestado que otro de los objetivos de este programa es orientar e informar a los profesionales que puedan estar en contacto con menores víctimas de abuso sexual, apoyando su intervención.

Es por ello que un equipo multidisciplinar de profesionales especializados en esta problemática trabajarán de manera itinerante por las cinco provincias de la región para atender los casos que surjan.

Para ello, un equipo de psicólogos asesorarán a los menores y a sus familias y evaluarán las consecuencias del abuso, ofreciendo un tratamiento individual o grupal. Mientras, los abogados prestarán orientación legal y se personarán como acusación particular en caso de juicio, acompañando a los afectados durante todo el proceso.

Entre los objetivos del programa REVELAS-M, que lleva funcionando desde el mes de septiembre, también está promover la sensibilización social sobre el abuso sexual infantil, y en el caso de los menores que hayan cometido agresiones, detener su conducta abusiva, evaluar las causas y prevenir su reaparición.

La atención será gratuita y se ofrecerá a través de las secciones de infancia de las delegaciones provinciales de Salud y Bienestar Social, por medio de cuatro teléfonos y de un correo electrónico. Para ello, el Gobierno regional ha destinado en este ejercicio 113.238 euros para este programa, que en 2011 recibirá 200.000 euros, a fin de poder contratar a más personal.

Por último, el director de Familia ha precisado que otra de las novedades que presenta el programa, con respecto al que anteriormente desarrollaba la Asociación de Defensa y Ayuda a la Mujer y al Consumidor (ADAM) que ofrecía Asistencia a Víctimas de Agresiones Sexuales (CAVAS), es que se han incrementado el número de sesiones que reciben los menores.

Por su parte, el coordinador del Área de Psicología de AMFORMAD Alberto Bravo, ha insistido en la complejidad de estos casos, porque en ocasiones a pesar de que el menor decide revelar el abuso, la familia reacciona de manera negativa, y el agredido se echa para atrás y decide no seguir con el proceso.

Bravo, que ha valorado que con este programa sea el mismo equipo de profesionales el que va a acompañar al menor durante todo el proceso, ha precisado también que muchas veces es la familia la que decide no denunciar para evitar a los menores tener que pasar por todo el proceso que es "duro" y "difícil" y que "crea más secuelas".

A preguntas de los medios, tanto el director general como los representantes de AMFORMAD han asegurado que ninguno de los casos de abusos a menores que se han dado en la región han sido cometidos por miembros de la iglesia, aunque, según han precisado entre "cinco y siete" de los 56 casos han sido cometidos por el "profesor-director" de un colegio de la región.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies