La Junta crea la Comisión de Calidad y Eficiencia de centros residenciales que trabajará en una atención individualizada

Publicado 22/03/2017 13:50:27CET

TOLEDO, 22 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Castilla-La Mancha ha creado la Comisión de Calidad y Eficiencia en los centros residenciales de personas mayores de la región, que elaborará un Plan de Calidad y Eficiencia que velará "por un modelo de atención centrado en la persona" en los 257 centros de atención residencial pública de la región.

Así lo ha anunciado la consejera de Bienestar Social, Aurelia Sánchez, durante el acto de constitución de la Comisión que ha tenido lugar este miércoles y donde ha precisado que Castilla-La Mancha cuenta actualmente con 48 residencias con plazas públicas al cien por cien, y de ellas, nueve tienen todo su personal público y 209 cuentan con plazas públicas y también concertadas con ayuntamientos y entidades sin ánimo de lucro, ha informado la Junta.

Según Sánchez, la red pública "está formada por 11.400 plazas residenciales entre el total de 25.000 plazas que hay en la región, por lo que Castilla-La Mancha es la segunda Comunidad Autónoma por número de plazas públicas en relación a la población de mayores de 60 años".

Además de este "modelo de atención centrado en la persona", el segundo objetivo es "mejorar el modelo organizativo de las residencias para mejorar su eficiencia"; y en tercer lugar, unificar esa eficiencia en todos los modelos residenciales para "dar una respuesta a todos los ciudadanos de la región que necesiten atención residencial". Por ello, la Comisión "irá creciendo y se abrirá a nuevos profesionales de los distintos modelos residenciales".

CONFORMACIÓN DE LA COMISIÓN

Esta Comisión está formada por los responsables de atención a personas mayores de la Consejería, así como por los directores de las nueve residencias públicas de gestión directa de Castilla-La Mancha. Así, trabajarán por "avanzar en calidad y eficiencia que sirva de referencia para el resto de centros concertados y privados de la red regional de residencias de mayores".

Para ello se van a constituir mesas de trabajo para revisar la organización y los procesos de trabajo, y orientarlos principalmente a la atención centrada en la persona, así como a adaptar los recursos humanos y materiales a la atención que hay que ofrecer a los residentes y a sus familias.

CAMBIO DE PERFIL DEL RESIDENTE

Por último, Aurelia Sánchez ha incidido en que el perfil de la personas mayores que acude a una residencia ha cambiado desde aquellas personas "mayoritariamente autónomas que, en 1995 en época del Imserso, acudían a una residencia de mayores como si fuera a un hotel", hasta la actualidad con las personas mayores que "quieren vivir en su entorno y retrasan su llegada a la residencia hasta que son dependientes o sus familiares no pueden brindarles esa atención".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies