Junta destina 3,5 millones de euros para la puesta en servicio de seis depuradoras de aguas residuales en Cuenca

Depuradoras
EUROPA PRESS/JCCM
Actualizado 06/07/2015 12:20:19 CET

CUENCA, 23 Ago. (EUROPA PRESS) -

La Consejería de Fomento del Gobierno de Castilla-La Mancha, a través de la entidad de derecho público 'Infraestructuras del Agua de Castilla-La Mancha', ha puesto en servicio seis estaciones depuradoras de aguas residuales (EDARES) en la provincia de Cuenca el pasado mes de julio; unas instalaciones preparadas para atender una población de 8.000 ciudadanos.

Los municipios conquenses beneficiados son los de Landete, Aliaguilla, Carboneras del Guadazaón, Cañada del Hoyo, Talayuelas y Villar del Humo, ha informado la Junta en nota de prensa.

Las actuaciones para la puesta en servicio de estas depuradoras, que han contado con una inversión de 3,5 millones de euros, han consistido en la ejecución de nuevas instalaciones para la recogida de las aguas residuales de estos municipios, que van a permitir incorporarlas ya depuradas al dominio público hidráulico.

Con la finalización y puesta en servicio de estas instalaciones de depuración, desde el Gobierno regional se contribuye a que los municipios puedan depurar sus aguas, un tema de vital importancia para la mejora de la calidad de los recursos hídricos y evitar que los ayuntamientos sean sancionados por incumplimientos sobre tratamiento de aguas residuales urbanas.

La puesta en funcionamiento de estas seis estaciones se enmarca dentro del Plan en materia de Depuración 2014-2015 que la presidenta Cospedal presentó el pasado mes de marzo, con el compromiso de contribuir a alcanzar en Castilla-La Mancha los objetivos exigidos por las disposiciones legislativas vigentes europeas, nacionales y autonómicas en materia de calidad de las aguas.

Un plan que sigue una clara vocación ambiental, ya que favorecerá el estado ecológico de las aguas y contribuirá a la sostenibilidad medioambiental.

Desde el inicio de Legislatura, el compromiso medioambiental adquirido por el Gobierno de Castilla-La Mancha con la provincia de Cuenca se traduce en un total de veintiocho estaciones depuradoras de aguas residuales puestas en funcionamiento, unas infraestructuras que están contribuyendo a mejorar el estado de los ríos, evitando su contaminación por vertidos, y que prestan servicio a más de 19.000 habitantes.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies