La Junta estabilizará con una malla el talud que causó un desprendimiento en Ayna

 

La Junta estabilizará con una malla el talud que causó un desprendimiento en Ayna

Ayna
EUROPA PRESS/JCCM
Actualizado 30/12/2016 10:28:44 CET

TOLEDO, 30 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Consejería de Fomento del Gobierno de Castilla-La Mancha ha completado el proceso de contratación de los trabajos que se van a realizar en el acantilado desde el que en la madrugada del pasado 10 de diciembre se desprendieron grandes trozos de roca sobre la carretera CM-3203 a su paso por la localidad albaceteña de Ayna en dirección a Elche de la Sierra, causando destrozos materiales en una nave de titularidad municipal pero sin ocasionar daños personales.

El Gobierno regional ha finalizado tanto el proceso de estudio geotécnico como el procedimiento de contratación de los trabajos necesarios para consolidar la pared rocosa, obra que efectuará una empresa de Albacete en trabajos de esta naturaleza con un coste global para las arcas regionales de 1,5 millones de euros, montante que incluye la consolidación de la pared rocosa sobre la carretera y la reparación de la nave municipal que se vio afectada por este suceso, ha informado la Junta en nota de prensa.

Dado que la carretera se encuentra cortada al tráfico desde el derrumbamiento y que para el desarrollo de los trabajos de estabilización del talud es necesario que permanezca en esta situación, ha sido necesaria la declaración de emergencia de la actuación y por Resolución de la Consejera de Fomento se ha autorizado a la Dirección General de Carreteras y Transportes para que de forma inmediata encomendara los trabajos encaminados a resolver esta incidencia.

En los días posteriores al incidente, la Dirección General y los servicios periféricos de la Consejería en Albacete contactaron con técnicos y empresas especializadas en estabilización de taludes y se realizaron varias inspecciones de la zona por parte del personal técnico de la Administración autonómica y expertos en geología y geotecnia, en las que estuvieron presentes tanto el director general, David Merino, como la directora provincial de Fomento en la provincia, Amparo Torres.

Estos estudios concluyeron que los bloques desprendidos proceden de la zona central de la cara del talud, a unos setenta u ochenta metros de altura, sin que sea la única sección del acantilado que pueda originar futuros desprendimientos. Estos podrían originarse en gran parte de la superficie del talud, que tiene 160 metros de altura completamente vertical.

Los técnicos consideran que el 10 de diciembre cayó un único bloque que se fracturó en multitud de fragmentos durante la caída, algunos de los cuales rebasaban las 9 toneladas de peso. La masa rocosa total desprendida supera las 100 toneladas.

Desde la misma mañana del desprendimiento, el Servicio de Carreteras adscrito a la Dirección Provincial de Albacete procedió a señalizar provisionalmente el corte de carretera, evitando de esta manera que algún vehículo o persona física pudiera sufrir algún tipo de accidente posterior al derrumbamiento.

Durante los días 10 y 11 de diciembre, dicho servicio y el Área de Carreteras adscrito a la Dirección General de Carreteras y Transportes llevaron a cabo gestiones de búsqueda de asesoramiento especializado para alcanzar la mejor solución técnica que permitiera resolver esta situación de forma definitiva y rápida.

Resultado de los informes técnicos emitidos, se ha concluido que a fin de restaurar la circulación viaria por la carretera CM-3203 y para garantizar la seguridad de vehículos o personas que transiten por la vía frente a posibles nuevos desprendimientos futuros, no existe otra opción que la estabilización del talud mediante la realización de una serie de actuaciones que pasan por la colocación de malla de triple torsión, una red de cable de acero, pantallas dinámicas de absorción de energía, un bulonado de refuerzo y una limpieza en la zona del talud más cercana a la carretera.

El plazo de ejecución previsto inicialmente es de 5 meses, aunque los servicios técnicos de la Consejería y la empresa Gesprotal, con la que se han contratado los trabajos, trabajarán intensamente para que este periodo se reduzca a pesar de las dificultades del clima invernal o de los imprevistos que puedan surgir por el propio talud durante el desarrollo de la obra.

Durante la ejecución está previsto que la carretera entre Ayna y Elche de la Sierra permanezca cortada al tráfico por seguridad, con itinerario alternativo con carácter general por el municipio de Liétor.

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies