La Junta invertirá 4,5 millones de euros en la construcción en Toledo de un Centro del Fuego que generará 50 trabajos

Actualizado 08/06/2009 14:59:46 CET

Estará ubicado en la zona de los Polvorines junto con el Instituto Meteorológico y un Centro de la Atmósfera y el Clima

TOLEDO, 8 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno regional invertirá 4,5 millones de euros para la construcción en Toledo del Centro de Investigación del Fuego (CIFU), que ocupará una superficie de 3.200 metros cuadrados y dará trabajo a un total de 50 personas entre investigadores, así como personal auxiliar y personal administrativo cuando esté totalmente operativo.

Así lo aseguró hoy el presidente de la Fundación General de Medio Ambiente y consejero de Agricultura y Desarrollo Rural, José Luis Martínez Guijarro, con motivo de firma del convenio con el alcalde de Toledo, Emiliano García-Page, para la cesión de terrenos para la construcción del CIFU en la capital regional.

Martínez Guijarro explicó que además del CIFU, en los terrenos cedidos por el Consistorio de Toledo se instalará también el Instituto Meteorológico de Castilla-La Mancha (METEOCAM) y el Centro de la Atmósfera y el Clima, "tres centros que constituirán un parque científico-tecnológico de centros de investigación aplicada a ciencias del clima y la atmósfera", agregó.

Según el consejero, el centro más avanzado de todos ellos será el CIFU, del que dijo que ya se encuentra operativo virtud a un convenio firmado entre la Junta y la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM), por el que el catedrático de Ecología de la UCLM, Jorge Manuel Moreno, es el director científico del centro.

De este modo, explicó que lo que se plantea en estos momentos es la construcción de un edificio para albergar las instalaciones definitivas del CIFU, cuyo diseño es el que "más avanzado va" tanto en su concepción como en su diseño arquitectónico. Así, apuntó que la intención de la Junta es que las obras comiencen antes de que termine el 2009 y pueda estar operativo en 2010.

En cuanto al METEOCAM, del que dijo que también hay personal trabajando actualmente en la UCLM, Martínez Guijarro dijo que se trata de un centro para trabajar en materia de previsiones meteorológicas en la Comunidad Autónoma, hacer previsiones de riesgo de fenómenos meteorológicos adversos y para la elaboración de informes para los sectores de la agricultura y las infraestructuras en Castilla-La Mancha.

Se pondrán en marcha por tanto servicios de predicción tanto de olas de calor como de olas de frío y una serie de servicios de asesoramiento a regantes y al personal que trabaja en materia de infraestructuras terrestres.

Por ultimo, el titular de Agricultura y Desarrollo Rural mencionó el Laboratorio sobre Ciencias de la Atmósfera y el Clima, del que dijo que también ha empezado a funcionar en instalaciones provisionales.

A preguntas de los medios, el consejero señaló que estos dos centros de investigación tendrán una presupuesto que rondará los 4,5 millones de euros y que es "importante" contar con un servicio de asesoramiento en colaboración con la UCLM como es el METEOCAM, ya que "no somos la primera Comunidad Autónoma con un servicio meteorológico propio, lo que no significa romper con la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET)", argumentó.

MUY BUENA NOTICIA

Por su parte, el alcalde de Toledo indicó que estos centros se ubicarán en la zona de los Polvorines junto a la Universidad regional y que no afectará al yacimiento de Vega Baja. Así, calificó su instalación como una "muy buena" porque la región vaya especializando su tarea y su compromiso en conjunto con una sociedad basada en el equilibrio ambiental y la sostenibilidad", agregó.

En este sentido, afirmó que se trata de un hecho "muy bueno" para Toledo porque "refuerza" el papel de centralidad institucional que como capitalidad tiene la ciudad y porque genera puestos de trabajo. "Para mi es un motivo de orgullo y una muy buena noticia. Vamos a buen ritmo en el cumplimiento de estos compromisos y hemos encontrado una solución que sobre el terreno va a resultar muy amable", manifestó.

Por ello, dijo que el convenio da una respuesta "bastante sensata" a esa zona, ya que compromete el mantenimiento de las zonas verdes del lugar, además de la apertura al público de la puerta que está en la carretera de Navalpino. "Esta solución, junto con la que vamos a arbitrar con la Universidad, dará una solución de conjunto definitiva a la gestión de la zona", apuntó.

Preguntado por si el lugar en el que se ubicará el parque científico-tecnológico tiene protección arqueológica, el primer edil explicó que se encuentra al otro lado del río y que los terrenos no están afectados como Bien de Interés Cultural (BIC). Además, apuntó la Carta Arqueológica del Plan de Ordenación Municipal (POM) establece que se trata de una zona "limpia desde el punto de vista arqueológico".

"En todo caso, el proceso de licencia y el proceso constructivo, allí como en toda la ciudad, se hace sobre la base de exploraciones arqueológicas necesarias", concluyó.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies