Hallan en Ciudad Real a 8 menores que habían entrado ilegalmente

Actualizado 27/04/2016 14:37:51 CET

CIUDAD REAL, 27 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Guardia Civil ha localizado y auxiliado en Santa Cruz de Mudela (Ciudad Real) a ocho menores de origen marroquí que se encontraban en un área de servicio de la A-4, procedentes del norte de África y que habían entrado ilegalmente en España.

El Centro Operativo Complejo de la Guardia Civil de Ciudad Real, que atiende el teléfono de urgencias 062, requirió a varias patrullas de la zona de Santa Cruz de Mudela para que se desplazaran hasta el área de servicio situada en el kilómetro 217,000 de la autovía A-4, en sentido Madrid, donde al parecer se encontraban entre seis y ocho menores, de origen norteafricano, que podrían haber entrado en España de forma ilegal, encontrándose en situación de desamparo.

Inmediatamente se personaron en el lugar varios efectivos de este Cuerpo, encontrando a ocho menores de edad de origen magrebí, todos ellos sin documentación, por lo que fueron trasladados al cuartel de la Guardia Civil de Santa Cruz de Mudela para ser identificados y atendidos, dada su situación de desamparo, ha informado la Delegación del Gobierno en un comunicado.

Todos los menores fueron reconocidos y examinados en el Centro de Salud de la localidad de Santa Cruz de Mudela, encontrándose en aparente buen estado de salud.

Durante su estancia en las dependencias de la Guardia Civil de Santa Cruz de Mudela fueron atendidos por los guardias civiles integrantes de las patrullas intervinientes.

A través del único de los menores que hablaba castellano, se pudo determinar la identidad y edad de todos ellos, así como que procedían de Tánger y que habían sido interceptados en la frontera de Algeciras cuando trataban de entrar en España en los bajos de un camión.

Estos menores se habían fugado de un centro de menores de La Línea de la Concepción, donde se encontraban desde que fueran descubiertos en el camión.

La Guardia Civil puso el hecho en conocimiento de la Fiscalía de Menores y posteriormente se informó al técnico de guardia de la Consejería de Bienestar Social, quien procedió a recogerlos y trasladarlos hasta un centro de menores, a disposición de la Fiscalía de Ciudad Real.