Este martes juzgan a un hombre acusado de violar a su mujer tras quebrantar la orden de alejamiento

 

Este martes juzgan a un hombre acusado de violar a su mujer tras quebrantar la orden de alejamiento

Actualizado 27/11/2012 6:34:28 CET

CIUDAD REAL, 27 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Audiencia Provincial de Ciudad Real enjuiciará este martes y miércoles, día 27 y 28, a un militar para el que la Fiscalía solicita una pena de 12 años de prisión por la presunta violación de su mujer, así como por coacciones, tras quebrantar la orden de alejamiento que le había impuesto el juez y que le prohibía acercarse a menos de 200 metros de ella y de los tres hijos que tienen en común.

Según el escrito de acusación al que ha tenido acceso Europa Press, los hechos ocurrieron entre octubre y noviembre del año 2009 cuando M.T.M. --que trabajaba en la base militar de Almagro-- quebrantó la orden de alejamiento al contactar personal y telefónicamente con ella para convencerla de que había cambiado y que quería estar de nuevo con ella y con los niños "ya que se encontraba muy enfermo y le quedaban pocos años de vida".

Cuando la mujer aceptó a que entrara en su casa un fin de semana, aprovechó para apoderarse de un juego de las llaves --ya que ella había cambiado las cerraduras del domicilio conyugal cuando se separaron-- con el que empezó a ir a casa de su mujer todos los fines de semana y, cuando ella se negaba le decía "que sería peor para ella" y que si lo denunciaba nadie la creería porque ya lo había dejado pasar una vez.

Para evitar ser visto y que no pudieran denunciar que quebrantaba la orden de alejamiento, M.T.M. se desplazaba en su coche hasta Ciudad Real y, desde allí, cogía un taxi que lo llevaba hasta la casa de su mujer en Carrión de Calatrava, entrando y saliendo siempre de madrugada.

Durante más de un mes que se prolongó esta situación, el acusado presuntamente estuvo coaccionando a su mujer hasta lograr que ésta solicitara al juzgado la revocación de la orden de protección y la retirada de la demanda de divorcio.

Finalmente, la madrugada del 16 de noviembre de 2009, el acusado llegó de madrugada a su casa mientras su mujer dormía y la violó de forma que, como consecuencia del ataque, sufrió hematomas en los muslos y, psicológicamente, un trastorno de estrés postraumático.

Por estos hechos, la Fiscalía solicita 10 años de prisión por un delito de agresión sexual con la agravante de parentesco, así como la prohibición de comunicarse o acercarse a ella o a sus hijos a más de 200 metros durante 15 años. Además, también pide un año de cárcel por un delito de coacciones leves y otro por quebrantamiento de medida cautelar.

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies