Más de 81 millones de euros y un centenar de medidas intentarán frenar la siniestralidad laboral en C-LM

Actualizado 24/04/2008 15:58:46 CET

Barreda confía en que aunque no es el "bálsamo de Fierabrás", sea una providencia práctica que garantice la vida de los trabajadores

TOLEDO, 24 Abr. (EUROPA PRESS) -

Una inversión superior a los 81 millones de euros para acometer más de un centenar de medidas en cinco años, componen la 'espina dorsal' del Acuerdo Estratégico para la Prevención de Riesgos Laborales, que el Gobierno regional y los agentes sociales suscribieron hoy en la capital regional, fruto del diálogo social.

Con una inversión que triplica la destinada al plan anterior, este acuerdo tiene tres objetivos generales que pasan por fomentar y consolidar la cultura preventiva como valor social y laboral de primer orden; mejorar las condiciones de seguridad y salud en el trabajo como instrumento de progreso; y reducir la siniestralidad de forma constante, para acercar la estadística regional a los indicadores de la Unión Europea.

El contenido del acuerdo, incardinado a la Estrategia Española para la Seguridad y Salud en el Trabajo 2007-2012, presenta siete ejes estratégicos siendo el primero de ellos, la vigilancia y asesoramiento a empresas, y un Plan Integral en el Sector de la Construcción.

El segundo de los ejes supone mejorar de la eficacia y la calidad del sector de la prevención a través de sus entidades especializadas; mientras que el tercero pasa por fortalecer la acción de los agentes sociales, potenciando su implicación y participación en la mejora de las condiciones de seguridad y salud laboral.

Así, fomentar la cultura de prevención de riesgos laborales, reforzar las acciones formativas para la prevención de riesgos laborales, e incentivar acciones de fomento de la prevención, como las dirigidas a facilitar los desplazamientos de los trabajadores al centro de trabajo, conforman el cuarto, quinto y sexto eje de este acuerdo, que también pretende perfeccionar los sistemas de información, y reforzar la coordinación entre distintas administraciones e instituciones que actúan en el ámbito de la prevención.

SINEISTRALIDAD CERO, META REAL.

El primero en pronunciarse, tras la rúbrica del acuerdo, fue el presidente de Confederación Empresarial de Castilla-La Mancha (CECAM), Jesús Barcenas, que explicó que lo firmado hoy viene a dar continuidad a acuerdos previos, con los que pretenden conseguir que la siniestralidad cero "deje de ser una utopía para ser una meta real".

Se comprometió Barcenas a trabajar en la prevención y en la salud laboral con las patronales provinciales y con los autónomos, aunque sostuvo que en esta tarea debe implicarse toda la sociedad "que ha de concienciarse de que debe ser segura desde que se levanta hasta que se acuesta", añadiendo que independientemente de la situación de la economía se tiene que reforzar la prevención y la seguridad.

ACABAR CON EL RIESGO.

Tomó el relevo el secretario regional de CCOO, José Luis Gil, que reconoció que este acuerdo abre "grandes expectativas", como evidencia la gran puesta de largo que ha tenido, porque "es muy importante acabar con la tasa de siniestralidad y que ir a trabajar deje de ser un riesgo".

"Ha sido una negociación dura y complicada, pero el mejor capital que tenemos en Castilla-La Mancha son los trabajadores, y por ello, todo esfuerzo para garantizar su salud y su seguridad laboral es poco", reconoció Gil.

Dicho esto, expresó la "voluntad" de Comisiones Obreras de seguir participando para que este acuerdo no sea el último en la preservación de la seguridad y salud laboral, asegurando que "en este empeño estaremos implicados hasta las cejas".

Reseñó que en los últimos años ha habido un cambio cultural, a raíz de que los empresarios y la Administración se comprometiera a luchar contra esta lacra laboral, y por ello añadió que "es importante que se renueve el compromiso porque todavía hay espacios para desarrollar medidas".

TERRITORIALIZAR ACTUACIONES.

Por su parte, el secretario regional de UGT, Carlos Pedrosa, que dijo que con este acuerdo se debe profundizar en un empleo de calidad, incidió en el deber tanto del Gobierno regional como de los agentes sociales de hacer un mercado de trabajo para todos, caracterizado por la suficiencia salarial, la igualdad, la conciliación, y sobre todo la seguridad y salud laboral.

"En Castilla-La Macha con estos acuerdos buscamos ser eficaces ante un problema recurrente a lo largo de la historia como es la siniestralidad labora", manifestó Pedrosa, quien urgió a "territorializar" todas las actuaciones contempladas en el Acuerdo Estratégico para la Prevención de Riesgos Laborales. "Prevenir es valorar la vida y esto es lo que tenemos que extender a todos los hogares, y empresas de Castilla-La Mancha", concluyó.

BARREDA PIDE EL ESFUERZO DE TODOS.

El último en intervenir fue el presidente regional, José María Barreda, que comenzó diciendo que "hemos hecho lo que debíamos: un esfuerzo conjunto que ha dado un resultado para todos". A renglón seguido aseguró que tras estampar las firmas "ahora, todos nos debemos esforzar para que sea eficaz, redunde en la salud de los trabajadores y en el buen funcionamiento de las empresas y la sociedad".

Según Barreda, el Acuerdo Estratégico para la Prevención de los Riesgos Laborales en Castilla-La Mancha 2008-2012 es un plan "concreto y práctico que señala los objetivos y la metodología para conseguirlos".

"Ganarse la vida es lo que hacen los trabajadores y sería una paradoja cruel que encontraran la muerte o daño a su salud", señaló Barreda que destacó el papel desempeñado por la consejera de Trabajo y Empleo, María Luz Rodríguez, en el resultado final de lo que hoy se firmó.

Recordó el titular del Ejecutivo castellano-manchego que es obligación de los poderes públicos, tal y como recoge la Constitución Española de 1978, velar por la seguridad y la higiene en el trabajo, y "el Gobierno de Castilla-La Mancha trabaja para que esos derechos sean efectivos".

"Por ello, lo que hoy hemos hecho no es solo una necesidad legal sino una necesidad social y una obligación legal. No es una panacea universal ni el bálsamo de Fierabrás que todo lo cura", reconoció Barreda, que a pesar de ello se mostró confiado en que este acuerdo, fruto del consenso y el diálogo social, "sea una providencia práctica y eficaz, y garantice la vida y la seguridad de los trabajadores".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies