Más de cuatro años de cárcel por robar un coche

Actualizado 22/01/2016 13:46:02 CET

ALBACETE, 22 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Juzgado de lo Penal número 3 Bis de Albacete ha condenado a un hombre, R.M.G., a cuatro años y cinco meses de prisión al ser considerado culpable de un delito de robo de un vehículo y de intentar atropellar a los agentes que pretendían detenerlo.

A un segundo acusado, un hombre que le acompañó en el robo, el tribunal le condena a una multa de 2.400 euros, la misma que tendrá que pagar también R.M.G., mientras que absuelven a una tercera acusada, una mujer a la que recogieron tras haber cometido el robo.

La sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, considera probado que los dos acusados robaron un coche aparcado en una calle de Albacete, poco antes de las 20.00 horas del 18 de octubre de 2009, tras forzar la cerradura.

Rompieron el sistema de bloqueo, lo arrancaron y tras forzar el sistema de bloqueo, lo arrancaron y circularon con él por Albacete, con la única finalidad de usarlo, recogiendo en las cercanías del Hospital General a la mujer, tercera acusada en la causa.

Ésta subió al turismo a sabiendas de su ilícito origen, y de esta forma circularon de nuevo por la ciudad, hasta que, en la Avenida de España y, cuando iba al volante R.M.G., agentes de la Policía Local, alertados de la sustracción del vehículo y que iban siguiendo a los acusados por ello, se acercaron al coche y ordenaron a los acusados que bajaran.

Entonces, R.M.G. arrancó bruscamente el vehículo y lo dirigió hacia los policías, que se vieron forzados a apartarse rápidamente para evitar el atropello. De esta forma, el coche se saltó la mediana de la calle y circularon en sentido contrario a la circulación, forzando a los turismos que por allí circulaban a detener su marcha para evitar colisionar.

Además, obligaron también a varios peatones que cruzaban por pasos de cebra a correr hacia la acera para evitar el atropello.

En un momento no determinado, los otros dos acusados bajaron del turismo, y R.M.G. continuó su huida hasta que detuvo el vehículo en una calle y, tras coger de él un radiocasete y un estuche de discos compactos, bajó del coche. En ese momento, fue detenido por agentes de la Policía Nacional, con los que forcejeó para impedir su aprehensión.