La mayoría de ginecólogos se ha inscrito en el registro de objeción de conciencia, según Colegio Médicos C-LM

Fernando Lamata
EP
Actualizado 20/07/2010 22:12:37 CET

TOLEDO, 20 Jul. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Consejo Autonómico de Colegios de Médicos, Ramón Garrido, ha confirmado este martes que la mayoría de los ginecólogos de Castilla-La Mancha que trabajan en los servicios públicos de salud "han solicitado inscribirse en el registro de objeción de conciencia", a la vez que ha afirmado que es "muy positivo que, por primera vez, una ley reconozca la objeción de conciencia para un tema tan importante como puede ser el aborto", pero cree "que otros especialistas o médicos también podrían plantear la objeción de conciencia".

El presidente del Consejo Autonómico de Colegios de Médicos ha realizado estas declaraciones a los medios antes del comienzo de la reunión que ha tenido con el consejero de Salud y Bienestar Social, Fernando Lamata, para analizar la nueva Ley de Salud Sexual y Reproductiva y de la Interrupción Voluntaria del Embarazo.

Asimismo, Garrido ha explicado que existe un "temor" entre los médicos "de que esa lista sea como una lista negra", ya que "los colegiados tienen miedo de que se haga un uso diferente de esa lista que para lo que está destinada".

Por ello, ha pedido "que sólo utilicen esa lista los que están directamente implicados que serían las gerencias, los jefes de servicio y el servicio público de salud".

MUY RESTRINGIDA

Por otra parte, ha destacado que los especialistas a los que la ley permite objetar son "muy restringidos" puesto que la norma "recoge que ginecólogos, anestesistas, matronas y enfermeras son las relacionadas directamente con el acto en sí del aborto pero hay otros médicos de otras especialidades que pueden estar implicados, como un médico de atención primaria o de urgencias" y que "podrían plantear también una objeción de conciencia".

De esta manera, el presidente del Consejo de Médicos de Castilla-La Mancha ha resaltado que la información "no es objetable", de tal manera, que la mujer que quiere abortar "acude a los servicios de salud, allí se le entrega una documentación que ya está elaborada y donde vienen todas las instrucciones precisas sobre en qué sitios puede abortar, en qué condiciones para poder ejercer su derecho".

Así, "de forma anónima, a la mujer que quiere abortar se la inscribe en un listado, separando sus datos de afiliación de su identidad, para luego derivarla a una clínica. Por lo tanto, su derecho se le mantiene, ya que la objeción de conciencia no puede impedir el derecho que tiene una mujer para abortar que está reconocido por ley", ha destacado Garrido.

"PREOCUPACIÓN POR LA LEY"

Por su parte, el consejero de Salud y Bienestar Social, Fernando Lamata, ha manifestado que la reunión que pidió mantener con Ramón Garrido es porque "hay una preocupación por la modificación de la Ley de Salud Sexual y Reproductiva", en concreto, "hay un aspecto que preocupa, que es la garantía del derecho a la objeción de conciencia de los profesionales sanitarios implicados".

En ese sentido, el consejero ha señalado que la consejería ha desarrollado una metodología con un registro y, desde el ámbito de los colegios, "se me hizo llegar alguna opinión de posible discrepancia y, por ello se solicita esta reunión para discutir los aspectos que están suscitando por la aplicación de la ley y poder llegar a los acuerdos que sean necesarios".

"Queremos mejorar el desarrollo de la garantía de ese derecho a la objeción de conciencia, por tanto, hay una voluntad de diálogo para desarrollar las mejores herramientas para garantizar el derecho y, al mismo tiempo, garantizar el derecho a la intervención voluntaria del embarazo de las mujeres".

"De la misma manera en Castilla-La Mancha hay clínicas privadas concertadas, donde se han ido derivando a las mujeres que han querido ejercer su derecho al aborto, dentro de los tres supuestos que recoge la ley. Y ha habido normalidad en la aplicación de la ley del aborto, desde que empezó en el año 85 hasta este momento, y normalidad en la modificación con las variantes que estamos comentando", ha resaltado el consejero.

DISMINUIR EL NÚMERO DE ABORTOS

A preguntas de los medios, Lamata ha afirmado que la previsión es que se consiga "disminuir el número de abortos, ya que es el objetivo de la ley y de las políticas que desde la Consejería de Salud se impulsan que es prevenir el embarazo no deseado, y eso pasa por insistir en los programas de educación sexual".

Asimismo, ha expresado la previsión que comparten con el Gobierno de España, "que no es científica, y es que disminuya el número de abortos en el país, puesto que es alto, más de 100.000 abortos al año, para 300.000 nacimientos" y ha añadido que "que hay que seguir trabajando para conseguir esa disminución, ya que desde que se aprobó en España la Ley del Aborto han ido subiendo las cifras año a año".

Para finalizar, ha destacado que el último dato publicado refleja que se practicaron 3.600 abortos en Castilla-La Mancha, cifra que ha subido en la misma proporción que en el conjunto de España, aunque, ha destacado que la tasa por habitante es menor.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies