Moreto tendrá especial protagonismo en el 41 Festival de Almagro que arranca el 5 de julio y "vale más de lo que cuesta"

Director del Festival de Almagro
ENRIQUECIDONCHA/EUROPA PRESS
Publicado 17/01/2018 11:26:18CET

CIUDAD REAL, 17 Ene. (EUROPA PRESS) -

El dramaturgo español barroco del Siglo de Oro, muy vinculado a Toledo, Agustín Moreto, tendrá este año, coincidiendo con el cuarto centenario de su nacimiento, una presencia importante en la 41 edición del Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro que se inaugurará el próximo 5 de julio y que "vale más de lo que cuesta".

Así lo ha explicado en una entrevista concedida a Europa Press el director del certamen dramático, Ignacio García, quien toma las riendas del mismo tras ocho años de gestión de Natalia Menéndez con la clara intención de hacer crecer el patrimonio que ha recibido, "en una situación fantástica, en una situación saneada y con unas buenas cifras de público y de presencia de compañías" en una reserva natural del pensamiento del siglo de Oro.

En este sentido, ha destacado que entre los puntos fuertes del festival se encuentran que es el decano en España, con un patrimonio histórico-artístico "impresionante", aunque se pueden reforzar algunas de sus fortalezas como la comunicación al mundo de lo que es Almagro, "un milagro que no se conoce lo suficiente".

RESERVA NATURAL DEL SIGLO DE ORO

Considera el director del Festival de Almagro que parte de esa comunicación tiene que ver con la identidad. "Tenemos que ser realmente la reserva natural del Siglo de Oro: Igual que hay otras reservas naturales en la provincia, Almagro tiene que ser la reserva natural del pensamiento con una apuesta clara por el teatro en español del Siglo de Oro, incluyendo el de América como Sor Juana Inés o Juan Ruiz", ha insistido.

Y es que, además de que la programación seguirá marcada por los certámenes Almagro Off y el de Barroco Infantil para seguir conformando nuevo público y se incluirán nuevas iniciativas en este sentido, también ha remarcado a Europa Press el máximo responsable del Festival que se celebra en julio en la Ciudad Encajera que la programación prestará una intensa atención al Barroco del Siglo de Oro en castellano.

"Queremos invadir Almagro más para que el Siglo de Oro se vea se oiga y se sienta en el municipio, además de que la hermandad con América Latina sea constante y que ampliemos los límites geográficos y mentales para que países que nunca hayan podido venir, ahora puedan hacerlo", ha indicado.

A este respecto ha agregado que la oferta va a ser "igual o más rica" que la que había hasta ahora y en ella "seguirá presente la luz y la comedia del Siglo de Oro, pero también su pensamiento. Va a haber una variedad enorme en propuestas de géneros y estilos, de forma que no haya un solo espectador que no encuentre algo que le atraiga en la programación". "Queremos tomar las calles y que sea una celebración de todos porque el público es uno de los grandes activos del festival", ha avanzado.

MIRADA HACIA AMÉRICA

Otra de sus apuestas, ha subrayado Ignacio García, será una mirada estratégica hacia América Latina con el objetivo de potenciar acuerdos que no sean puntuales sino duraderos con Colombia, México o Argentina --grandes focos de la cultura en español-- para proyectar el certamen dramático al mundo.

"De esta forma queremos que cualquiera que en el mundo haga Lope o Calderón quiera venir a Almagro igual que cualquiera que haga Shakespeare quiera ir a Stratford o cualquiera que hace Mozart quiera ir a Estrasburgo", ha apostillado el director del festival.

"Si somos la cuna del pensamiento en el Siglo de Oro, lograremos dar más identidad al festival y eso ayudará a que se conozca más fuera. Parte de mi trabajo es ser embajador de Almagro como municipio transformado a través de la cultura así como del festival para dar a conocer en el mundo lo que se ha hecho en estos 40 años", ha señalado.

Una fecha que, en opinión del máximo responsable del festival, no es casualidad sino que esa Transición hacia la democracia es la que propicia la llegada de una mirada nueva y la relación con el patrimonio sin usarlo de una manera "opresora e imperialista sino demostrando que somos eso: Calderón, Cervantes, Tirso... De lo mejor que España tenía que ofrecerle al mundo. Si estamos orgullosos de eso, le damos una identidad más clara al festival y lo vamos a comunicar mejor", ha defendido.

Por ello, Ignacio García ha incidido mucho en la importancia de que, "arropado por un magnífico equipo de profesionales que están haciendo un trabajo fantástico", se debe potenciar la identidad creativa del certamen para que en él quepa todo el Siglo de Oro: La música y la danza, los géneros alternativos, la picaresca o la mística.

SACAR LO MEJOR DE CADA CUAL

Cuestionado por Europa Press acerca de sus mejores virtudes para dirigir el festival, se muestra prudente y pudoroso porque, aunque son visibles sus dotes de comunicación y su capacidad de diseñar ideas nuevas, ha asegurado que cree que tiene capacidad para sacar lo mejor de cada cual.

Una característica sin duda importante porque, no sólo afecta a la labor que desarrolla su equipo, sino también a cada actor y compañía que pase por la Ciudad Encajera. "Pretendo que Almagro sea la casa de todos: del que se ríe y del que llora, porque el Siglo de Oro es eso. Nuestra gran virtud debe ser aprovecharnos de las virtudes de los demás para ser un lugar de concordia entre instituciones --como demuestra el paradigma de nuestro patronato-- en el que convivan compañías del mundo y de otros países, las que ofrecen una visión clásica con las que lo hacen de una forma ultracontemporánea; las que trabajan la música y la danza...", ha relatado.

A su favor juega que, además de participar de diferentes maneras en 14 de las últimas ediciones del Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro --como ayudante de dirección, director e incluso compositor de la música de los seis últimos montajes de la CNTC dirigida por Helena Pimenta--, ha dirigido en distintas partes del mundo haciendo repertorio español.

"Por eso sé que los indios se conmueven pensando en Cervantes y que los mexicanos entienden perfectamente lo que dice Calderón. Yo quiero ser embajador de la palabra de nuestros poetas y ser alguien que invite al mundo a hacer más Siglo de Oro y que lo traigan a Almagro cada mes de julio para que sea una fiesta", ha concluido.