El propietario de la mochila sospechosa de la iglesia de San Esteban pretendía robar

Actualizado 06/04/2018 19:23:44 CET

CUENCA, 6 Abr. (EUROPA PRESS) -

El párroco de la iglesia de San Esteban de Cuenca, Antonio Fernández, ha referido que el propietario que ha dejado una mochila sospechosa este viernes en el templo, generando la alarma de los presentes, pretendía robar la Custodia, algo que no ha logrado porque está protegida por un cristal blindado.

En declaraciones a Europa Press Fernández, que no se encontraba en la iglesia en el momento del suceso --que ha tenido lugar sobre las 14.30 horas-- ha tenido conocimiento del mismo cuando, al llegar a casa, una de las personas que sí ha estado presente le ha llamado para detallarle lo ocurrido, "para que lo supiera".

Según su relato, todo ha sucedido en la capilla de Adoración Eucarística Perpetua, "donde se adora al Santísimo Sacramento las veinticuatro horas del día". "Podría haber unas seis o siete personas cuando ha entrado este señor y ha preguntado por los sacerdotes, pero a esa hora ya no estábamos", ha precisado.

Acto seguido, según Fernández, "se marcha, al ratito vuelve y entonces deja una mochila y dice a esas personas que tiene una bomba en su interior" y "rápidamente sale corriendo hacia donde está la Custodia".

Ante esta escena, todos los presentes "han entendido rápidamente que lo de la bomba era una manera de decir que se fueran para poder robar", según el párroco, quien ha indicado que los fieles han amenazado al intruso con llamar a la policía, aunque finalmente han llamado al 112 "porque no atinaban con el teléfono".

Cuando los agentes se han personado en el lugar de los hechos, el presunto ladrón ya había huido con su mochila "y despotricando", ha aclarado, al tiempo que ha admitido que ha sido un "rato incómodo para estas personas".

"Sin embargo, cuando esta persona se ha visto amenazada, se ha ido y ya está, punto y final, no ha pasado nada más", ha espetado, matizando que el presunto ladrón no era un hombre "conocido, ni de los habituales que pueden estar por la iglesia, sino algún transeúnte".

Tras negar que se haya desalojado ni acordonado la zona, tal y como había informado el Ayuntamiento de Cuenca, ha lamentado que se haya creado una falsa alarma "sin haber sido para tanto", puesto que el presunto autor de los hechos "no se ha llevado nada, solo ha hecho ademán de llevarse esa Custodia porque parece dorada y es bonita y pensaba que estaba a mano".