Patronal y sindicatos firman el convenio colectivo del campo de Cuenca que afecta a 5.000 trabajadores y dura 2 años

Actualizado 22/05/2007 17:22:23 CET

CUENCA, 22 May. (EUROPA PRESS) -

El convenio colectivo del campo de Cuenca se firmó hoy entre sindicatos y patronal, después de media docena de reuniones, con el que se consigue un incremento salarial para los cerca de 5.000 trabajadores agrarios de la provincia y, como novedad, tiene una vigencia de dos años.

Así, todas las partes destacaron, tras la firma de dicho acuerdo en declaraciones a los medios, el clima de entendimiento, de esfuerzo y de negociación en el que se ha trabajado, sobre todo después de los dos últimos años en los que el convenio de Cuenca se tuvo que resolver en el órgano de mediación.

Así, por primera vez, se firmó con una vigencia de dos años, ya que contempla una de las demandas más antiguas de los sindicatos, como es la tercera paga. El primer año se realiza una revisión salarial de unos 30 euros mensuales, y el segundo se incrementará el IPC, o el 3%, y se añade esta tercera paga.

Los sindicatos resaltaron que se incrementa el poder adquisitivo de los trabajadores de un sector muy precario, que no llega de media a los 700 euros de sueldo base, y además se ha obtenido una reducción de jornada.

El representante de UGT, Jesús Laín, indicó que "nuestro siguiente objetivo es conseguir la antigüedad, porque es un sector muy duro en el que consideramos que tenemos que premiar a aquellos trabajadores, que son muy pocos, que aguantan más años en este trabajo".

Por su parte, el representante de CCOO, Ladislao Crespo, resaltó que se trata de una mejora del poder adquisitivo, y que contempla avances importantes, "sin entrar en triunfalismos, es un paso adelante".

Además de la revisión salarial, la reducción de jornada y la tercera paga, el convenio contempla también la ropa de trabajo, por lo que se darán un par de botas a cada trabajador por año; incluye el precio de la hora extra para algunas categorías recientemente creadas y se ajusta a la Ley Orgánica de Igualdad.

Desde la organización agraria ASAJA su secretario, Manuel Torrero, manifestó que es un convenio en el que todos han cedido y que refleja la situación por la que pasa el campo. "Pese a la mala situación provocada no sólo por los fenómenos meteorológicos que sufrimos estos días, sino por la depreciación del cereal o las subidas en los precios de los fertilizantes, consideramos que es necesario firmar estos convenios", apuntó.

Cuando se firmó el primer convenio, en 2002, había 12.000 trabajadores en el campo conquense, mientras que hoy apenas alcanzan los 5.000 según los datos de diciembre de 2006. Los sindicatos lo achacan a un control más riguroso a la hora de conceder las cartillas, ya que se exigen jornadas completas, y a la mecanización.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies