El PE inicia el debate sobre la "Estrategia Europea del Mercurio", que afecta a Almadén (Ciudad Real)

Actualizado 25/01/2006 20:53:36 CET

CIUDAD REAL, 25 Ene. (EUROPA PRESS)

La Comisión de Medio Ambiente del Parlamento Europeo inició ayer el debate sobre la conocida como "Estrategia europeo del mercurio", que puede tener una incidencia importante en el municipio ciudadrealeño de Almadén, dedicada a la explotación de este metal desde la época de los romanos.

En esta estrategia, cuyo informe fue presentado por el diputado liberal griego Marios Matsakas, se plasman una serie de medidas restrictivas respecto a la producción, exportación y comercialización del mercurio en y para todos los países de la Unión Europea.

Durante el debate del informe, en cuya elaboración ha participado el europarlamentario socialista castellano-manchego Miguel Ángel Martínez, según se informó hoy desde el PSOE de Ciudad Real, no se pusieron objeciones a las dos principales referencias que para el futuro de Almadén y su comarca se hacen en la resolución presentada por Matsakas.

En la primera de ellas, aludiendo específicamente a Almadén, se recomienda que se adopten medidas adecuadas de compensación, debidamente financiadas por la Comisión Europea, a fin de permitir que las regiones afectadas por el cierre de las minas de mercurio encuentren soluciones viables alternativas desde los puntos de vista económico y social.

En la segunda referencia se destaca que "conviene examinar la posibilidad de designar a Almadén para las reservas existentes de mercurio o del mercurio resultante de la industria europea, aprovechando así las infraestructuras, la mano de obra y los conocimientos técnicos existentes in situ".

El plazo de enmiendas a este informe finalizará el próximo día 30 de enero y los europarlamentarios de la región van a presentar dos, una para acotar el término "regiones" afectadas y cambiarlo por "comarcas" y una segunda para especificar que el mercurio del que se habla es mercurio metálico y "nunca ninguno de sus compuestos".

La votación del informe en la Comisión de Medio Ambiente tendrá lugar sobre el 22 de febrero, para pasar después al Pleno del Parlamento Europeo, posiblemente en el mes de marzo o abril. La decisión que se tome, por otro lado, deberá ser corroborada por los órganos de decisión de la UE.