El PP cree que el Consejo de Gobierno extraordinario se convirtió en una "pantomima y un ejercicio de irresponsabilidad"

Actualizado 16/08/2008 20:11:17 CET

TOLEDO, 16 Ago. (EUROPA PRESS) -

El secretario general del Grupo Popular en las Cortes de Castilla-La Mancha, Marcial Marín, criticó la "pantomima y el ejercicio de irresponsabilidad" en el que se convirtió el Consejo de Gobierno extraordinario que el presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, decidió celebrar esta semana.

Marcial Marín criticó en nota de prensa que en la referida reunión "apenas se tomaron medidas serias, su objetivo fue aprobar la modificación de la LOTAU en pleno agosto para que pasara desapercibida y para atender más los deseos de unos pocos promotores amigos de Barreda, olvidándose del principal problema de las familias castellano-manchegas que es la crisis económica".

El diputado regional aclaró que "la única medida económica anunciada --destinar 62,2 millones de euros para urbanizar suelo en 14 polígonos industriales-- no es una ayuda a fondo perdido, sino unos préstamos que tendrán que devolver en un plazo de 8 años". Cantidad inferior, prosiguió Marín, "a la subvención a fondo perdido que el Gobierno regional concede cada año para sufragar las pérdidas anuales de Radio Televisión Castilla-La Mancha".

Marcial Marín señaló que "el principal objetivo de Barreda fue reformar la LOTAU, decidiendo que una VIPP de 70 metros cuadrados costará 170.000 euros en Albacete, Ciudad Real y Cuenca y 192.000 en Guadalajara, burlándose, de este modo, de los 47.800 demandantes que piden una protegida 70.000 euros más barata"

"Es impresentable, y define las formas políticas de Barreda, que presuma que la nueva LOTAU permitirá una simplificación de trámites urbanísticos cuando en el pasado Pleno de las Cortes del día 5 de junio, el propio Barreda y el PSOE votaron en contra de una propuesta popular que planteaba dicha simplificación", afirmó Marín.

LOTAU

El secretario general del Grupo Popular aclaró que "Bono y Barreda decidieron en 1998, con la LOTAU, facilitar la construcción de viviendas libres a los municipios de menos de 10.000 habitantes, quitando la obligatoriedad de reservar el 50% para VPO". "Esta circunstancia facilitó venta de viviendas libres a un mayor precio que las protegidas en beneficio de los promotores".

"Ahora, en plena crisis, prosigue Marín, Barreda vuelve a ayudar a esos mismos promotores de las zonas limítrofes a Madrid, legislando precisamente al contrario, de forma que puedan convertir ese gran stock de viviendas libres sin vender en viviendas protegidas que permiten una venta más segura pues los adquirentes obtienen ayudas para su compra por parte del Estado".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies