La receta interoperable realiza 127.038 dispensaciones a ciudadanos de otras regiones

Receta interoperable
JCCM
Actualizado 09/07/2018 14:20:55 CET

TOLEDO, 9 Jul. (EUROPA PRESS) -

Castilla-La Mancha ha realizado 127.038 dispensaciones de receta electrónica a ciudadanos de otras comunidades autónomas un año después de la puesta en marcha del proyecto de receta interoperable, una medida que está contribuyendo de manera "muy notable" a reducir la carga administrativa de los profesionales de Atención Primaria, ya que al no tener que dedicar parte de su tiempo de consulta a la prescripción de recetas, "pueden optimizar su agenda y garantizar una atención más completa al usuario".

Desde el 1 de julio de 2017, las 1.275 oficinas de farmacia de la región pueden dispensar la medicación prescrita en otras catorce comunidades autónomas: Aragón, Asturias, Baleares, Canarias, Cantabria, Castilla y León, Cataluña, Extremadura, Galicia, La Rioja, Murcia, Navarra, País Vasco y Comunidad Valenciana, sin necesidad de que el ciudadano presente la receta en papel, según ha informado la Junta en nota de prensa.

El principal objetivo del proyecto de receta interoperable es que los pacientes puedan moverse por todo el territorio nacional y obtener sus medicamentos prescritos en cualquier farmacia del país, independientemente de en cuál de ellas hayan sido recetadas.

En este primer año en funcionamiento, en Castilla-La Mancha un total de 20.771 personas se han beneficiado de esta medida. Son los ciudadanos de la Comunidad Valenciana los que más solicitan este servicio, con 95.747 dispensaciones, más del 75 por ciento, seguidos a distancia por los de Extremadura, con 7.647, Aragón con 5.672 y Castilla y León con 4.834.

Las oficinas de farmacia de la provincia de Cuenca son las que más dispensaciones han realizado en este tiempo, un total de 55.029, casi el 44 por ciento, seguidas de las de la provincia de Albacete, 35.953; Toledo, con 13.151; Ciudad Real, 13.070; y Guadalajara, con 9.835 dispensaciones.

DISPENSACIONES A CIUDADANOS DE CASTILLA-LA MANCHA

Por otra parte, los ciudadanos de Castilla-La Mancha con tarjeta sanitaria del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam) han retirado hasta el mes de junio de este año un total de 91.998 recetas electrónicas en las farmacias de las catorce comunidades autónomas adheridas hasta esa fecha al servicio de interoperabilidad de receta.

Castilla-La Mancha cuenta desde junio de 2016 con la certificación para realizar interoperabilidad en receta electrónica con otras comunidades autónomas. Esto permite a los ciudadanos de la región puedan retirar su plan de tratamiento en un total de 11.998 oficinas de farmacias, incluidas las de Castilla-La Mancha, sin necesidad de preocuparse en sus viajes por las fechas de dispensación en las que tienen que retirar la medicación o sin tener que acudir a su médico para que les realice anticipos de las mismas.

En estos dos años, un total de 15.983 ciudadanos con tarjeta sanitaria del Sescam se han beneficiado de las ventajas que ofrece este programa. Las oficinas de farmacia que más recetas han dispensado procedentes de Castilla-La Mancha ha sido la Comunidad Valenciana, con un total de 46.862, lo que supone casi del 51 por ciento del total de las recetas dispensadas en el conjunto de las comunidades autónomas con receta interoperable.

El proyecto de receta interoperable evita la carga burocrática para los profesionales de Atención Primaria, que han visto cómo sus agendas se liberan de citas para realizar recetas, ganando tiempo para una atención más completa de sus pacientes.

PROCESO PARA OBTENER LOS MEDICAMENTOS EN OTRAS COMUNIDADES

Para ello, las oficinas de farmacia disponen de un lector de bandas magnéticas capaz de extraer el Código de Identificación del Paciente de la banda, independientemente de cuál sea la comunidad autónoma emisora de la tarjeta sanitaria individual del paciente.

Una vez identificado correctamente el paciente, el aplicativo proporciona el listado de medicamentos autorizados en su Comunidad Autónoma de origen, del mismo modo que se viene trabajando habitualmente con los ciudadanos de Castilla-La Mancha, dispensando la medicación que requiera el paciente y con la misma aportación que si estuviese en su comunidad de origen.

La movilidad de los ciudadanos en todo el territorio nacional ha hecho necesaria la implantación de un sistema de interoperabilidad de receta electrónica que asegure la prestación farmacéutica en el Sistema Nacional de Salud, independientemente de cuál sea la comunidad autónoma a la que acuda el paciente a retirar su medicación.