El reciclado de medicamentos aumenta un 16,85% en Castilla-La Mancha

Actualizado 19/05/2008 13:04:19 CET

TOLEDO, 19 May. (EUROPA PRESS) -

Los castellano-manchegos están cada vez más concienciados de la necesidad de desprenderse correctamente de los restos de medicamentos y de sus envases a través de los Puntos SIGRE de la farmacia para que sean correctamente reciclados, como demuestran los últimos datos de recogida ofrecidos por SIGRE, que sitúan el crecimiento del reciclado de medicamentos en Castilla-La Mancha por encima de la media nacional, con un 16,85 por ciento.

Durante el pasado año, en los 1.113 Puntos SIGRE de las farmacias de Castilla-La Mancha se recogieron 4,30 kilos de media mensual por cada 1.000 habitantes, lo que ha supuesto un incremento del 16,85% con respecto al ejercicio anterior. Por lo que respecta al reciclado de medicamentos a nivel nacional, el pasado año registró un aumento del 15,24%.

Por provincias Albacete presenta 214 puntos SIGRE donde se recogieron 4,46 kilos de medicamentos de manera mensual por cada 1.000 habitantes; en el caso de Ciudad Real dispone de 282 puntos, donde se reciclaron 4,57 kilos por cada mil habitantes; en Cuenca con 165 puntos se recogieron al mesa 5,09 kilos; en Guadalajara con 124 se recogieron 2,86 por cada mil habitantes; y en el caso de Toledo con 328 se reciclaron 4,21 kilos.

Más allá del claro beneficio medioambiental que supone el reciclado de medicamentos, la creciente actividad de SIGRE está también contribuyendo a modificar las conductas ciudadanas y a evitar la acumulación de restos de medicamentos en los botiquines caseros. Esta práctica, apuntaron, contribuye así a frenar la automedicación incontrolada y disminuye los riesgos derivados del uso de medicamentos en mal estado.

SIGRE es una entidad sin ánimo de lucro creada por iniciativa de la industria farmacéutica, con la colaboración de la distribución y de las farmacias, con el fin de ofrecer a todos los ciudadanos un sistema cómodo y seguro a través del cual pueden desprenderse de los envases y restos de medicamentos que ya no necesitan o que estén caducados.

Una vez recogidos en los contenedores blancos de las farmacias, los restos de medicamentos y sus envases son trasladados a la Planta de Selección y Clasificación diseñada y construida exclusivamente para la actividad de SIGRE y que es pionera en su género en Europa. Esta planta permite clasificar los distintos tipos de medicamentos recogidos para ofrecerles el tratamiento medioambiental más adecuado.