5 registros en Puertollano en el operativo para poner fin al enfrentamiento entre clanes

Actualizado 08/08/2016 15:48:26 CET

PUERTOLLANO, 8 Ago. (EUROPA PRESS) -

Agentes de la Guardia Civil han realizado cinco registros domiciliarios en Puertollano (Ciudad Real) a lo largo de la mañana de este lunes, en el marco del operativo desplegado desde el pasado jueves para intentar poner fin al enfrentamiento entre dos clanes de etnia gitana residentes en Argamasilla de Calatrava y la ciudad industrial. Así lo han confirmado a Europa Press fuentes de la investigación, que continúa abierta.

El pasado jueves, doce agentes de la Unidad de Seguridad Ciudadana de la Guardia Civil fueron recibidos a tiros desde el interior de una de las viviendas que iban a registrar, la situada en la calle Cantarranas de Argamasilla de Calatrava. El resultado fue de siete agentes heridos por disparos, uno de ellos hospitalizado y dado de alta el pasado viernes, y cuatro personas detenidas.

La Guardia Civil medió en una historia de desamor con dos familias gitanas implicadas: la de J.R.P., un joven de 19 años vecino de Puertollano, detenido días atrás al intentar matar a disparos a su suegro, y la de su mujer, menor de edad, que había huido del hogar matrimonial poco después de contraer matrimonio para refugiarse en la vivienda de la barriada de Argamasilla, un pueblo de unos 6.000 habitantes.

Además del guardia civil de 43 años ingresado en el Hospital Santa Bárbara de Puertollano tras sufrir ocho lesiones en la pierna izquierda por plomillo y dos impactos en la pierna derecha, otra persona, de 56 años, fue trasladada al Hospital de Ciudad Real, donde permaneció bajo custodia policial hasta que este domingo se decretó su ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza.

Se trata de uno de los cuatro detenidos en la operación de la Guardia Civil, para el que el juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número 3 le imputa un delito como autor de un homicidio en grado de tentativa, atentado contra la autoridad, tenencia ilícita de armas y receptación.

El resto de detenidas, tres mujeres, quedaron en libertad con cargos. A una de ellas se le imputa provisionalmente un presunto delito de tenencia ilícita de armas y atentado contra la autoridad. A las otras dos se le imputa un presunto delito de tenencia ilícita de armas. Para las tres se ha decretado las medidas cautelares de la obligación de comparecer ante el juzgado los días uno de cada mes.