Samper insistirá a Uribe en la necesidad de "sentarse" con las FARC porque sin negociar no se liberarán secuestrados

Actualizado 22/06/2007 15:39:29 CET

TOLEDO, 22 Jun. (EUROPA PRESS) -

El ex presidente de Colombia, Ernesto Samper, afirmó hoy en relación a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) que seguirá insistiendo ante el actual presidente colombiano, Álvaro Uribe, en que "las medidas unilaterales no llevan a ninguna parte" y que hay que entender "claramente" que sin negociación no habrá liberación de los secuestrados.

Así lo indicó Samper con motivo de su visita al presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, tras las últimas declaraciones de Uribe, reconociendo que se trata "de sentarse con las FARC y acordar la manera de sacar a esta gente, algunos de los que llevan más de 10 años de cautiverio en las selvas colombianas".

Señañaló que lo que "está dañando la propuesta" es que ni las FARC ni Uribe han entendido que los acuerdos y procesos humanitarios no se hicieron para dar o quitar espacios políticos "en medio de la guerra", sino para humanizarla.

Por ello, alegó que mientras no se entienda que se trata de un acuerdo "para humanizar el conflicto armado colombiano", salvar una escuela, sacar a los niños de la guerra o evitar que se coloquen minas antipersonales en un campo de batalla, "no vamos a ser capaces de salir adelante con el acuerdo".

Por eso, reconoció que ve en Uribe una "obstinación sin fundamento", ya que está confundiendo el "despegue militar que hizo Pastrana para negociar un acuerdo de paz con las FARC hace cinco años", con el humanitario que se pide en Colombia y que se refiere a una zona concreta de 400 kilómetros cuadrados por 60 días y con "una fuerte presencia de observadores internacionales".

Aquel despegue del entonces presidente Andrés Pastrana "de 40.000 kilómetros cuadrados, sin agenda definida, sin plazo y sacando a las autoridades judiciales y de policía de la zona", permitió a las FARC, recordó Samper, "fortalecerse militarmente y establecer nuevos puestos" y tener un avance en materia de narcotráfico, con lo que "no puede compararse".

De otro lado, preguntado por la negativa de Europa a dialogar con Cuba, aseguró que se trata de "una pretensión que carece de fundamento" por muchas dificultades que existan en un país con los derechos humanos.

En todos, dijo, "tenemos estas dificultades en materia de derechos humanos" y esto, más que un obstáculo, es un "argumento y una disculpa para no tener relaciones con Cuba o con cualquier otro país".

Ninguno está "ausente" de estas situaciones, y en concreto, Colombia, en medida importante vive "un conflicto muy intenso". Por eso, "la forma no es utilizar el tema de los derechos humanos para justificar unas relaciones que no se quieren tener por razones ideológicas".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies