La San Silvestre en piragüa, el Belén de Playmobil o una misa en la montaña, motivos para visitar Cuenca esta Navidad

San Silvestre en piragua en Cuenca
EUROPA PRESS/ CUENCA 20 ANIVERSARIO
Actualizado 19/12/2016 14:31:17 CET

CUENCA, 19 Dic. (EUROPA PRESS) -

Cuenca, "en sí misma razón suficiente para motivar una escapada", ha organizado un programa de actividades navideñas con las que incita a visitar la ciudad estas fechas y disfrutar de eventos como la 'San Silvestre' en piragua por el río Júcar, el Belén de Playmobil de más de mil piezas o la celebración de la misa del Gallo en la ermita de San Julián El Tranquilo, con una altitud cercana a los mil metros.

La organización de Cuenca 2016, una plataforma que ha aunado la celebración de varias conmemoraciones en la ciudad castellano-manchega este año, como el XX aniversario de su declaración como Ciudad Patrimonio de la Humanidad o los cincuenta años de la fundación del Museo Español de Arte Abstracto, ha destacado este lunes algunas de las actividades que se pueden realizar esta Navidad en la ciudad conquense.

Según ha apuntado en nota de prensa, el "divertido y entrañable" Belén de Playmobil, compuesto por más de 1.000 figuras humanas y animales, está situado en la antigua iglesa de San Andrés (siglos XVI-XVII) desde el pasado viernes y hasta el próximo 6 de enero.

Hasta esa misma fecha, se puede visitar también el Belén napolitano instalado en el Palacio de la Diputación Provincial, que vieron 50.000 personas el año anterior y que está compuesto por medio millar de figuras confeccionadas artesanalmente por la Asociación de Belenistas de Cuenca en las que conjugan las escenas más tradicionales de los nacimientos con otras que hacen guiños a Miguel de Cervantes.

Otra de las actividades curiosas que se celebran en Cuenca en Navidad es la misa del Gallo en la ermita de San Julián 'El Tranquilo', situada en una gruta de los montes de la hoz del Júcar, un paraje natural "privilegiado" en el que "ni el frío ni la lejanía son obstáculos" para que se celebre esta misa de medianoche de Nochebuena, con su correspondiente hoguera y cánticos de villancicos.

LA SAN SILVESTRE

Para los turistas más aventureros, Cuenca ofrece también, en la mañana del 31 de diciembre, la posibilidad de participar en una prueba deportiva que lleva celebrando cuatro años, la 'San Silvestre' en piragua, una actividad en la que "no faltan hilarantes escenas de regatistas disfrazados cayendo al agua" y que recorre el río Júcar entre la Playa Artificial y el paraje de El Sargal.

También, para los que sean "más de secano", ese mismo día está programa la tradicional Carrera del Pavo, una competición de corredores disfrazados que ponen el broche deportivo de la ciudad, que además cuenta durante toda esta festividad con una pista patinaje sobre hielo instalada en el parque de San Julián.

Como Navidad es "sinónimo de dulces, y de eso saben mucho las monjas de clausura", señala la organización, el Museo de la Semana Santa conquense acoge un Mercado de Dulces de Convento que ofrece los productos de las monjas Clarisas de Sisante, las Trinitarias de San Clementa y las Carmelitas de Cuenca, además de una ruta de doce belenes montados por diversas hermanades en el barrio de El Salvador.

Tampoco falta en la Navidad conquense la polifonía, el vals y la música culta, que protagoinzan diversos eventos en el Teatro Auditorio, como el espectáculo del día 28 de diciembre 'Los músicos de Bremen' o el del 2 de enero, cuando la Orquesta Filarmonía y el Ballet de Cámara de Madrid traerán a Cuenca "los sonidos de Viena".

Asimismo, los conciertos de polifonía se multiplican por todo el mapa urbano, uno de ellos será el que ofrezca el Coro del Conservatorio el 20 de diciembre en el Paraninfo de la Universidad y la Capilla de Música de la Catedral, que el día 3 de enero interpretará los populares villancicos navideños en la iglesia de San Miguel.

No faltan opciones tampoco dentro del ocio nocturno, que celebra "cotillones multitudinarios" y planes gastronómicos que maridan con una fiesta posterior en edificios emblemáticos como el Parador o los bares y pubs del Casco Antiguo y sus balcones con vistas a la serranía conquense.

No faltan tampoco en estas fechas las rondallas, que impregnarán la ciudad con el sonido de las dulzainas, bandurrias, guitarras, zambombas y botellas de anís los días más señalados de la Navidad, que también tiene programadas otras actividades más comunes como la interpretación de obras de teatro, cuentacuentos o talleres infantiles en los diferentes barrios de la ciudad.