Sanz Roldán resalta que la reestructuración del CNI conllevará 500 nuevas contrataciones

Félix Sanz Roldán
EUROPA PRESS
Publicado 09/06/2016 11:17:47CET

TOLEDO, 9 Jun. (EUROPA PRESS) -

El director del Centro Nacional de Inteligencia, el general Félix Sanz Roldán, ha explicado que la reestructuración del cuerpo a raíz de su nuevo concepto y estrategia va a conllevar 500 contrataciones, y en una primera convocatoria ya se están incorporando matemáticos e informáticos y expertos en telecomunicaciones.

En su conferencia 'Inteligencia renovada' durante la segunda jornada del Seminario de Defensa y Seguridad que se celebra en Toledo, Sanz Roldán ha precisado que los perfiles que se están contratando no solo responde a las necesidades para afrontar el yihadismo sobre el terreno, sino también para estar preparados ante la posibilidad de ataques cibernéticos.

Los nuevos perfiles que se incorporan al Centro Nacional de Inteligencia también precisan tener un amplio entendimiento del Islam "para poder interpretarlo", algo que ocurre en el largo plazo.

TRAYECTORIA

Félix Sanz Roldán ha explicado que el primer hito importante en la reestructuración del servicio de inteligencia español fue en 2004 tras los atentados del 11 de marzo en Madrid, ante lo que se reaccionó multiplicando por tres la plantilla e instruyendo nuevas capacidades para responder al nuevo problema islámico.

Los cambios en el seno de esta organización viven un nuevo punto de inflexión en septiembre de 2015, donde se determinan nuevos conceptos estratégicos de la línea de acción del CNI, tal y como ha detallado su director.

Este nuevo concepto en la estrategia "está en vigor para cinco años hasta 2020", algo que ha sido posible teniendo en cuenta que "se ha cerrado un círculo" tras el fin del terrorismo de ETA.

"Para implantar el nuevo concepto estratégico se necesitan capacidades nuevas, algo que se tarda mucho en adquirir. Por eso, se ha elaborado un segundo documento, con horizonte a 2030, sobre los planes de las nuevas capacidades", ha detallado.

Sanz Roldán ha celebrado que este proyecto haya sido aprobado por el Gobierno, añadiendo que esta reestructuración conllevará "crecimiento en presupuestos, en personal y en despliegue". "El mundo se ha hecho otro, y ahora el CNI tiene que hacer otras cosas", ha enfatizado, añadiendo que en todo caso, posiblemente en verano haya otra reunión en la que se "se dé otro repaso" a la nueva estructura.

El director de la inteligencia española ha reconocido que el yihadismo, como primer riesgo activo en estos momentos, ha sido la directriz que ha obligado a redistribuir las competencias y líneas de actuación del CNI.

"No basta con perseguir el delito. Para luchar contra el ciclo yihadista hay que hacerlo con un enfoque integral", ha defendido.

Para controlar este ciclo, "hay que hacer una aproximación compleja" al mismo, lo que "obliga a un nuevo despliegue exterior".

Todo esto es posible, según ha querido resaltar, gracias a la coordinación con otros servicios de inteligencia, ya que de no trabajar conjuntamente el CNI "necesitaría ser 50 veces más grande de lo que es ahora".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies