Advierten de que no hay medidas para el aeuropuerto de Ciudad Real

Actualizado 10/05/2016 16:18:57 CET

CIUDAD REAL, 10 May. (EUROPA PRESS) -

   Ante el anuncio de la venta del aeropuerto de Ciudad Real a la sociedad CR International Airport por 56 millones, SEO/BirdLife ha advertido de que "no se están ejecutando las medidas compensatorias" determinadas por la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) que legalizó esta infraestructura --en desuso desde 2011-- "a pesar de que ocupa el espacio de una Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) con alto valor ambiental".

   Asimismo, y como miembro de la Comisión de Seguimiento Ambiental del proyecto, SEO/BirdLife ha reclamado que se convoque una reunión urgente de este organismo para que se informe de las obras de rehabilitación que tiene previstas su nuevo propietario en el campo de aviación.

   En concreto, según ha informado la organización ecologista en nota de prensa, el Aeropuerto de Don Quijote de Ciudad Real ocupa un área de 1.234, 45 hectáreas en los límites de la ZEPA Campo de Calatrava, una figura de protección ambiental de ámbito europeo.

   Asimismo, según asegura, la zona ha sido identificada por SEO/BirdLife como Área Importante para la Conservación de las Aves y la Biodiversidad (IBA, en sus siglas en inglés), una red de espacios seleccionados siguiendo unos criterios científicos y numéricos.

   Antes de su construcción, recalca la organiación, se podían observar hasta 60 especies protegidas en la zona, principalmente aves de ambientes esteparios y cuyas poblaciones se encuentran en regresión. Entre ellas, el cernícalo primilla, el sisón común, la avutarda común, el alcaraván común, la ganga ortega o la ganga ibérica.

   "A pesar de los esfuerzos de SEO/BirdLife y de otras entidades para evitar que el proyecto siguiese adelante, en 2006 el Gobierno aprobó el inicio de las obras tras haber sorteado tres paralizaciones", recuerda la organización.

   Continúa explicando que para lograr "la ejecución de la infraestructura se redactó una declaración de impacto ambiental con una exhaustiva relación de medidas compensatorias que debían ponerse en funcionamiento antes de iniciar la obra".

MEDIDAS COMPENSATORIAS

   Entre otras, se incluían la ampliación de la superficie de la ZEPA mediante la compra de terrenos, la constitución de un observatorio de la biodiversidad de la zona, un programa agroambiental que permita la provisión de alimento de las aves y medidas específicas para determinadas especies, como bebederos para las gangas o la instalación de 'primillares' con capacidad para acoger a 20 parejas de cernícalo primilla. Hasta la fecha, y según SEO/BirdLife, la mayor parte de estas acciones sigue sin desarrollarse.

   "Nada más conocer la noticia de la venta del aeropuerto, hemos solicitado el Ministerio de Fomento una reunión urgente de la comisión de seguimiento de este proyecto al que siempre nos opusimos, dado que la ubicación escogida ocupa espacios con grandes valores. Es perentorio que el nuevo propietario ponga en marcha el plan de medidas compensatorias establecidas en la declaración de impacto ambiental, que llevan ya diez años paralizadas", señala la directora ejecutiva de SEO/BirdLife, Asunción Ruiz.

   "Después de años en desuso y un coste que ronda los 450 millones de euros, el aeropuerto se vende por algo más de 50 millones. Lo que no se incluye en el precio es la pérdida de valor natural que ha supuesto el proyecto. No estamos dispuestos a que esta infraestructura, cuya justificación está ya más que en duda y que nunca debió construirse, genere más perjuicios a la biodiversidad. Estaremos vigilantes y seremos exigentes en el correcto cumplimiento de la declaración de impacto ambiental", concluye.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies