Los sindicatos ven un proyecto "viable" tras un año "incierto" y una intervención tardía y "desproporcionada"

Actualizado 28/03/2010 13:50:18 CET

Aseguran que el protocolo firmado con Cajastur de garantías laborales hace que los sindicatos vayan a la asamblea "con actitud positiva"

TOLEDO, 28 Mar. (EUROPA PRESS) -

Tres de los sindicatos --CCOO, UGT, y CSICA--, con representación en Caja Castilla La Mancha (CCM), cuando se cumple el primer aniversario de la intervención de la entidad, valoran el proyecto "viable" y de futuro que se abre con su integración en Cajastur, prevista para el 1 de julio, después de un año "incierto" y "durísimo" tanto para los trabajadores como para los clientes. Además, consideran que la intervención, además de realizarse tarde, fue "desproporcionada".

En declaraciones a Europa Press, coincidiendo este lunes, día 29, con la fecha en que el Banco de España ordenó la intervención de CCM, los sindicatos se quedan con "lo positivo", especialmente con el protocolo laboral firmado el pasado viernes con el presidente de Cajastur, Manuel Menéndez, que dará seguridad laboral a los trabajadores, dentro del proceso de integración, y con las "buenas intenciones" de la entidad asturiana.

No obstante, todos reconocen que estos doce meses han sido "durísimos" para todos los trabajadores y clientes, un año "incierto y de mucho desasosiego" en el que se habló de una fusión con Unicaja e incluso hasta en dos ocasiones "se corrió el rumor de que el Banco de España pensaba liquidar la entidad".

Para CSICA, el balance es "positivo", no solo porque el entendimiento logrado en el ámbito sindical, sino porque la operación con Cajastur "es viable, es novedosa, y nos convertimos en un banco, que no es ni bueno ni malo, es una incógnita, pero positiva".

"Cajastur tiene buenas intenciones, buenas ideas", señaló a Europa Press el responsable del sindicato, Julio Muñoz, quien, aunque consideró que "hubiera sido más bonito ser una caja de ahorros" y otro sistema "hubiera sido mejor", ahora "hay que aplaudir y felicitarnos".

Muñoz agradeció el trabajo de los empleados que día a día veían como "se iban fondos" que, gracias a la "fidelidad" de los clientes se han recuperado y confió en que la integración se produzca "cuanto antes, para que tengamos un futuro".

"ESTÁBAMOS CASI EN LA UVI"

Entre lo negativo, CSICA situó que siga sin depurarse la cadena de responsabilidades, sobre todo a nivel político, porque "alguien metió la pata en su momento". A su juicio, el Banco de España debía haber intervenido "un año antes" con medidas de corrección porque "estábamos casi en la UVI", pero "no se hizo por problemas políticos".

Para Carlos Jiménez, de UGT, la intervención causó "una incertidumbre desproporcionada", pues se hizo un intervención con un solo requerimiento del Banco de España y sin ninguna recomendación, y "no era necesario llegar a este grado". También agradeció que gracias a los clientes la empresa "sigue adelante" después de un año "durísimo para todos los trabajadores de CCM".

Jiménez, que echa en falta alguna explicación sobre el hecho de que la fusión no se hiciera con Unicaja, consideró positivo el momento actual, porque desde el punto de vista laboral el protocolo sellado con Cajastur hace que el proyecto sea viable y que los trabajadores tengan garantías "de que no habrá medidas traumáticas".

"Un año incierto y de mucho desasosiego" es lo que ve el responsable sindical de CCOO en CCM, Fernando Botica, para quien afortunadamente la "memoria es selectiva y se queda con lo más positivo", como es la recuperación del dinero retirado, la rebaja de la morosidad, que los clientes han vuelto a operar "con total normalidad" y que se hayan cumplido las expectativas de la nueva Dirección de CCM.

COMPROMISOS TANGIBLES

Resaltó por encima de ello, sin embargo, que sean "tangibles los compromisos que dan tranquilidad a la plantilla y garantizan el pacto sobre un nuevo marco laboral que garantiza la empleabilidad", lo que a todas luces hace que los sindicatos vayan a la asamblea que tiene que aprobar el proyecto de integración "con una actitud positiva".

Botica, que insistió en la "frustración" que supuso para todos hechos como el retraso en adoptar la decisión de intervenir por parte del Banco de España o "la mala gestión de la crisis de Los Yébenes por parte de la Dirección de la Caja", se mostró satisfecho por haber "sobrevivido a doce meses de intervención", pero añadió la necesidad de seguir exigiendo "la cadena de responsabilidades más allá del órgano de administración".

Los sindicatos confían en que el 1 de julio de 2010 esté en funcionamiento la nueva entidad. Previamente, en un proceso que comenzará la primera quincena de mayo con la convocatoria de la asamblea general de CCM, esta tendrá que dar el visto bueno a la integración. Después, si este es positivo, será la Unión Europa, la Comisión Nacional de la Competencia, el Banco de España y la Junta quienes tendrán que autorizar la integración con Cajastur.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies